La neuropsicóloga cognitiva Dra. Catherine Loveday* explica la psicología que nos conecta con la música de nuestro pasado y revela detalles de un emocionante experimento que la Universidad de Westminster está llevando a cabo con los oyentes de BBC Radio 3.

En mi cuadragésimo cumpleaños, decidí que quería algo de mis amigos que el dinero no podía comprar. Les pedí a cada uno de ellos que escribieran sus diez canciones favoritas, junto con una nota sobre por qué las habían elegido. Como amante de toda la vida de la música, sabía que esto me daría una visión única y muy personal de las personas que eran más importantes para mí, algo que en años posteriores me daría un profundo sentido de quiénes son esas personas y por qué los había invitado a mi fiesta.

Pero una vez científico, siempre científico. No pude evitar notar un patrón en las canciones que la gente eligió. Incluso mis amigos más eclécticos parecían gravitar hacia canciones de su adolescencia. Parecía que todos estaban siendo influenciados por un fenómeno psicológico bien establecido llamado el golpe de reminiscencia.

Somos más rápidos para reconocer las canciones de esta época que la música que encontramos en cualquier otro momento de nuestras vidas, y también es más probable que las incluyamos en nuestra lista de reproducción. Este efecto potente y robusto ocurre no solo para la música, sino también para películas, libros e incluso futbolistas. Y dura toda la vida: las personas de 80 y 90 años continuarán mostrando una mejor memoria y una mayor preferencia por las cosas que experimentaron por primera vez entre los 10 y los 30 años.

¿Por qué son estos recuerdos tan poderosos y duraderos?

Los sistemas de memoria del cerebro son más eficientes durante la adolescencia tardía y la edad adulta temprana. También experimentamos muchas cosas por primera vez, lo que las hace particularmente memorables. Pero la razón clave por la que volvemos a las canciones y anécdotas de este período de nuestras vidas es que nos recuerdan quiénes somos. Es durante estos años formativos que tomamos muchas decisiones cruciales que cambian la vida, iniciamos relaciones significativas a largo plazo y establecemos las creencias culturales y políticas que forman nuestra identidad.

Cuando se le pregunta a la gente sobre la música que es importante para ellos, a menudo prefieren las canciones que están asociadas a momentos, lugares y personas influyentes, tal vez sus primeras vacaciones lejos de los padres, un encuentro crucial con su futuro cónyuge o un momento de autodescubrimiento. Las canciones relacionadas con bodas, nacimientos y funerales también son muy comunes, al igual que las referencias culturales.

Una posible razón de musical es que las personas tienden a escuchar más música durante este período de sus vidas. La fortaleza del recuerdo La música tiene una capacidad intrínseca para regular las emociones: ¿qué mejor manera de manejar la montaña rusa emocional de la pubertad que revolcarse en Leonard Cohen, bailar con Michael Jackson o relajarse en The Orb?

Estas canciones, naturalmente, se incrustan en nuestros recuerdos importantes, tanto positivos como negativos. En nuestros experimentos, las personas eligen regularmente canciones que han escuchado durante momentos tristes y difíciles, así como aquellas vinculadas con mejores experiencias. Estas melodías parecen ofrecer un recordatorio importante de la luz emocional y la sombra que le dan sentido a la vida.

La música también juega un papel fundamental de unión en muchas relaciones adolescentes, ya sea con familiares, amantes o amigos. En nuestro análisis, descubrimos que una de las razones más frecuentes para la elección del registro de un invitado era que le recordaba a una persona específica, a menudo un padre o una pareja.

Incluso se ha sugerido que puede haber un «golpe de reminiscencia en cascada». La psicóloga musical Carol Krumhansl ha demostrado que los adolescentes tienen un reconocimiento superior por las canciones que provienen de los períodos de reminiscencia de sus padres y abuelos. Entonces, tal vez el amor de mi hijo por The Beatles refleja mi propio cariño por los Fab Four, que a su vez proviene de mis padres.

No es necesario haber sido un adolescente en la década de 1960 para tener fuertes recuerdos musicales de The Beatles.

¿Se aplica el golpe de reminiscencia a la música clásica?

La mayor parte de la investigación de recuerdo hasta ahora se ha centrado en la música pop, en parte porque es muy fácil de fechar. Sabemos relativamente poco sobre la medida en que este fenómeno ocurre con la música clásica. Muchos fanáticos de la música clásica son músicos entrenados: ¿sus preferencias siguen siendo en gran medida impulsadas por su asociación con recuerdos atesorados? ¿O es más probable que se guíen por juicios objetivos sobre la música misma?

Con tantas grabaciones diferentes de obras famosas disponibles, ¿los fanáticos de la música clásica seguirán mostrando preferencias por sus favoritos adolescentes?

Pero el vínculo inextricable entre canciones, sentimientos e historia personal está ahí para ver en la colección de discos de cualquiera. Los científicos incluso han localizado un área específica del cerebro, la corteza prefrontal medial, que conecta los recuerdos y las emociones con piezas musicales específicas. Entonces, ya sea Beethoven, The Beatles o Beyoncé, una cosa es cierta: la música nos brinda un camino de por vida a esos recuerdos adolescentes tan importantes y una conexión con las personas que amamos.

 

*La Dra. Catherine Loveday es profesora principal de neurociencia cognitiva en la Universidad de Westminster. Los resultados de su experimento con los oyentes de BBC Radio 3 se revelarán en una edición especial de Record Review , transmitida en vivo desde Wellcome Collection como parte de Why Music? La clave de la memoria .

Fuente: BBC Radio 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.