Polifuncional y versátil, la obra tendrá 3.368 m2 y estará emplazada a la vera de la Laguna Setúbal. Demandará una inversión de $276.125.160 que será financiada por el Gobierno nacional mediante el Programa de Inversión en Infraestructura Universitaria. La ejecución del plan está proyectada para los próximos cuatro años y cuenta con apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina. “Debemos seguir apostando a la Educación Pública ya que es una herramienta fundamental para la transformación social”, aseguró el rector Enrique Mammarella.

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) avanza en la construcción de un nuevo edificio destinado a actividades académicas múltiples. Se trata de una obra polifuncional y versátil de 3.368 m2 -cubiertos y semicubiertos- que estará emplazada a la vera de la Laguna Setúbal, lindante con Ciudad Universitaria, la Reserva Natural Urbana y el Predio UNL-ATE. El proyecto demandará una inversión de $276.125.160 que será financiada por el Gobierno nacional a partir de la ejecución del Programa de Inversión en Infraestructura Universitaria, anunciado este miércoles por el presidente Alberto Fernández junto a los ministros de Educación, Nicolás Trotta; y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; en una reunión virtual mantenida con rectores y rectoras del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) entre los que estuvo el rector Enrique Mammarella. Cabe señalar que el Plan incluye 63 nuevas obras en 47 universidades nacionales y beneficiará a más de un millón y medio de estudiantes. Prevé una inversión total de $9.600.000.000 y cuenta con el apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina.

Apostar a la Educación Pública
“El Programa de Inversión en Infraestructura Universitaria es muy importante para todo el sistema universitario nacional”, aseguró el rector Enrique Mammarella y completó: “Debemos seguir apostando a la Educación Pública ya que es una herramienta fundamental para la transformación social”. Más adelante, el Rector explicó que “la UNL no era beneficiaria de una obra pública con fondos nacionales desde hacía muchos años. Por tanto, valoramos mucho este anuncio que nos permitirá construir lo que denominamos formalmente ‘Edificio Complementario de Servicios Educativos’ y que, en esencia, se trata de una obra polifuncional y versátil que estará destinada a múltiples actividades académicas que estará emplazado en el extremo norte de la Costanera Este, cerca de Ciudad Universitaria, la Reserva y el Predio”. Además, el Rector indicó que “es un proyecto que ya estaba desarrollado e incluido en el Plan de Desarrollo Institucional de la UNL y que estará destinado a integrar diferentes dependencias de la Universidad, fundamentalmente la Escuela Secundaria”. Finalmente, estimó: “Como tenemos todos los documentos técnicos aprobados, el anuncio del Gobierno nacional nos permitirá ejecutar la primera etapa del proyecto en los próximos 18 meses”.

Sociedad del conocimiento
“El futuro de las naciones y de las sociedades está en el conocimiento, porque en el mundo la investigación, la ciencia y la tecnología se convierten cada vez más en factores de poder”, enfatizó el presidente Alberto Fernández en la presentación para luego remarcar: “Todo lo que pongamos en la mejora de condiciones de la educación pública será poco y nos hará mejores”. A su vez, Fernández apuntó que “los argentinos no deben ir a la universidad sino que la universidades deben ir a los argentinos” y reconoció que las cosas que en estos meses se fueron abordando en materia de salud en el país fueron, en gran medida, ideas, proyectos y programas que salieron de la universidad pública.
A su turno, el ministro Katopodis explicó el proyecto y destacó que “el derecho a la educación está relacionado con la calidad de la infraestructura, por lo que se propone seguir profundizando el reto de la educación como bien público”. “La respuesta a los grandes desafíos está en nuestras universidades; también la respuesta para un desarrollo equilibrado en todo el territorio argentino”, completó el ministro Trotta.

Programa estratégico
“Creemos que este será un programa estratégico”, señaló por su parte la presidenta del CIN, María Delfina Veiravé, para luego celebrar el proyecto ya que el regreso a las actividades presenciales obligará a readecuar la infraestructura para garantizar el distanciamiento social en las aulas. “Detrás de cada una de estas obras está planteada una prioridad, una necesidad y una historia”, concluyó.
Luego, el vicepresidente del CIN, Rodolfo Tecchi, transmitió alegría por las señales que indican que la universidad pública se dispone a emprender un camino de desarrollo. “Se destaca que toda nuestra capacidad científica está puesta al servicio de la lucha contra la pandemia para que logremos los resultados más exitosos posibles”, subrayó.

Alcance federal
El secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk, destacó la “decisión de invertir 9.600 millones de pesos en infraestructura universitaria en un contexto de pandemia y emergencia sanitaria como el actual. Se trata de un valioso programa que se desarrollará durante los próximos cuatro años. El presidente Fernández anunció la primera etapa pensada para estos primeros dos años de su gestión y que tiene un alcance federal”. En esta línea, Perczyk remarcó “la virtuosidad que tiene la obra pública en Educación”, explicó que “se priorizan tres áreas: aulas, laboratorios y bibliotecas” y valoró el proyecto presentado por la UNL y el hecho que las tres universidades nacionales santafesinas hayan resultado beneficiadas con este programa.

Edificio Complementario de Servicios Educativos
La denominación del proyecto es “Edificio Complementario de Servicios Educativos” y se trata de una propuesta orientada hacia un doble propósito. Por un lado, brindar respuestas eficientes, mediante un edificio polifuncional y versátil, a la mayor cantidad de modalidades educativas para todos los niveles formativos de la UNL. Por otro, iniciar la efectiva apropiación el extremo norte del Predio, con condiciones paisajísticas excepcionales, a partir del proyecto ganador del Concurso Nacional de Anteproyectos a dos vueltas, y promovido por la UNL, denominado “La Plaza de las Ciencias y las Artes”. Este edificio, conjuntamente con los Aularios Comunes de Ciudad Universitaria, propicia la consolidación de una planificación edilicia centrada en la integralidad y transversalidad de los nuevos equipamientos e infraestructura en relación con las diferentes demandas de espacios físicos de la UNL.
Al respecto se pretende, como meta de la planificación institucional, considerar las necesidades del conjunto universitario, no las sectoriales de las Unidades Académicas, y propiciar respuestas edilicias que, como sistema integral, se encuentren en condiciones de responder a la totalidad de las necesidades regulares, e incluso a aquellas que, eventualmente, pudiesen surgir ante acontecimientos singulares. Se prevé que la obra resuelva una amplia gama y espectro de necesidades. Contará con un Salón de Usos Múltiples (SUMexposiciones y todo tipo de encuentros académicos, científicos y culturales que requieran de espacios de exposición y/o congregación de un público masivo. Por otro lado, podrá satisfacer la demanda de espacios áulicos para la enseñanza de grado, pregrado, posgrado y preuniversitaria en las modalidades de talleres, clases teóricas, prácticas y experimentales que resulten compatibles con el módulo estándar de un aula tipo.
El proyecto se plantea como una solución respetuosa de las condiciones topográficas y naturales de un sector contiguo a la Reserva Ecológica. De tal modo, y sin alterar la topografía original del predio, procura la menor intervención posible en un área de fuerte presencia natural, posición que resulta concordante con los lineamientos institucionales de la UNL. Asimismo, el proyecto arquitectónico, de mediana densidad y dos niveles de altura, se plantea como el primer paso de la apropiación institucional del extremo norte de Ciudad Universitaria, premisa que no solo reporta a los propios intereses y representación simbólica de la UNL en la región, sino que también habrá de contribuir al desarrollo urbano de la Ciudad de Santa Fe en el aludido sector. A partir de criterios de flexibilidad espacial, resueltos en clave modular estricta, el edificio se resuelve a partir de una planta baja que incluye un gran atrio semicubierto de acceso y un Salón de Usos Múltiples contiguo, con sus servicios de apoyo, resueltos en doble nivel de altura. Se completa con un hall de acceso, una pequeña área administrativa, una biblioteca y un conjunto de aulas/talleres dispuestas en dos niveles mediante una solución tipológica de “peine o crujía” doble. Se prevé que el edificio funcione, en concordancia con los criterios de planificación, como un conjunto de espacios de uso común para toda la UNL, bajo la modalidad de consorcio. Esta modalidad se encuentra en funcionamiento, y con alta consolidación, en diferentes tipos de organización de la UNL.
Su arquitectura exhibe un lenguaje contemporáneo y el uso de materiales nobles y duraderos, promoviendo asimismo la incorporación de soluciones técnicas y de diseño tendiente al acondicionamiento natural, la sustentabilidad y el ahorro energético del edificio. La documentación técnica que se adjunta a la presente, remite a los requisitos establecidos en el Manual de Procedimientos Técnicos del Programa de Obras UNL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.