Un total de 27 sarcófagos enterrados hace más de 2.500 años han sido descubiertos por arqueólogos en una antigua necrópolis egipcia.

El hallazgo tuvo lugar en un sitio sagrado en Saqqara, situado a unos 30 km de El Cairo.
Saqqara fue un cementerio activo durante más de 3.000 años y está designado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

A principios de septiembre se encontraron trece ataúdes, y luego se hallaron 14 más.
Los expertos aseguran que este es uno de los más grandes descubrimientos de su tipo.

El fin de semana, el Ministerio de Antigüedades de Egipto sacó un comunicado donde informó que los ataúdes están completamente cerrados y no se han abierto desde que fueron enterrados.
Además agradeció al personal por trabajar en condiciones difíciles en el pozo de 11 metros de profundidad.

El trabajo de excavación continúa en el sitio emplazamiento, y los expertos intentan establecer más detalles sobre el origen de los ataúdes.
Los cajones estaban decorados con coloridos patrones ornamentales. También se han descubierto otros artefactos alrededor de los ataúdes de madera.

El Ministerio de Antigüedades de Egipto se comprometió a revelar más información en la brevedad.

 

Fuente: BBC News Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.