La pintura más conocida del mundo tiene algunos secretos que quizás desconocías.

El cuadro de La Gioconda, también conocido como La Mona Lisa, es una obra pictórica de Leonardo da Vinci.
Desde el siglo XVI es propiedad del Estado Francés, y se exhibe en el Museo del Louvre de París.

Los datos más curiosos de la obra hasta la fecha son estos:

Hay varias versiones

Hay al menos cuatro versiones diferentes pintadas por Leonardo Da Vinci y sus alumnos. 

La que todos conocemos está en el museo de Louvre en París, Francia. Las demás se pueden encontrar en el Museo del Prado y en numerosas colecciones privadas.

 

Fue robada

A principios del siglo XX, la Mona Lisa era relativamente desconocida. En agosto de 1911, La Gioconda, pintada por Leonardo, fue robada del Museo del Louvre. El ladrón fue un mecánico italiano que quería devolver la pintura a Italia, que guardaba la obra debajo de su cama.

Pasaron tres años hasta que apareció. Durante ese tiempo la pintura se reprodujo masivamente mediante postales. Los llamamientos para su devolución provocaron que la pintura se popularizara y publicitara.

 

Algunos artistas fueron acusados de robarla

El poeta francés  Guillaume Apollinaire fue sospechoso, arrestado y encarcelado. Apollinaire implicó a su amigo Pablo Picasso, quien fue llevado para interrogar. Por fortuna, la pareja fue absuelta de todos los cargos rápidamente.

 

La obra figura en los Récords Guinness

La Mona Lisa está reconocida en el libro Guinness de los Récords por tener la póliza de seguro más cara de la historia, valorada en $100 millones en 1962. 

 

No se sabe con exactitud de dónde es el paisaje 

La pintura representa a una mujer sentada frente a un paisaje montañoso. Algunos han afirmado que las imponentes montañas muestran la influencia de los artistas chinos, pero la mayoría cree que es el Val di Chiana, un valle de la Toscana.

 

Tiene detalles ínfimos

Si miras de cerca, puedes ver que en realidad lleva puesto un velo. Expertos creen que se trata de un guarnello, que tradicionalmente usaban las mujeres durante el embarazo o después de dar a luz.

 

Fue apropiada por artistas

Los artistas como Marcel Duchamp se apropiaron de la imagen y la intervinieron explicitando la cercanía de la obra con el público.
La obra adorada, sacralizada en el museo pasó a ser de uso común y parte de productos consumibles.

 

Fuente: Google Arts & Culture

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.