Vuelven las clases a distancia para la mayoría de los chicos del país. Para acompañar las lecturas que implican las tareas escolares durante la cuarentena se seleccionaron libros ilustrados que abordan temas como el bullying y el desgano y otros que aportan información y datos curiosos sobre animales, planetas y países. Además, una enciclopedia para preguntones, fabulas recicladas y una canción para relajarse y dormir que los más chicos conocen del jardín.

 

Odio la escuela, de Jeanne Willis y Tony Ross (Océano Travesía). Un libro que plantea el problema del bullying desde la perspectiva de una nena, Honorata, que detesta todo lo relacionado con la escuela. Escrita en verso y con mucho humor, la historia es ideal para compartir con chicos y chicas que se sienten como sapos de otro pozo en el grupo y también para quienes no tienen nada de ganas de retomar las clases virtuales. Eso sí: lean el relato hasta el final porque, por suerte para Honorata, hay una linda sorpresa.

El preguntón. Enciclopedia para niños curiosos (El Ateneo). Con textos de María Isabel Toyos, una enciclopedia muy completa que ofrece contenidos que se ven en el segundo ciclo de la escuela primaria: ciencias naturales, biología, geografía, historia, astronomía y tecnología. Todo está explicado de manera sencilla y entretenida en formato breve y a partir de 470 preguntas del estilo: «¿Cómo medían el tiempo los mayas?», «¿Los esquimales siguen viviendo en iglúes?», «¿Cuánto pesaría yo en la Luna?» y «¿Por qué se marchitan las flores?», entre muchas otras. Una gran herramienta para ayudar en las tareas y los trabajos escolares sin que chicos y adultos tengan que recurrir a Google y Wikipedia.

Fábulas recicladas, de Mónica López (La Brujita de Papel). Versiones libres y muy divertidas de fabulas clásicas como «El zorro y las uvas», «La tortuga y la liebre» y «El pastor y las ovejas». Ilustradas por Nancy Brajer, están escritas en rima y tienen versos que hacen guiños a los lectores: «Cientos y miles de uvas/ grandes, dulces y violetas/ y hasta creyó ver ravioles/ y lengua a la vinagreta». No faltan, al final, las moralejas.

Animales en peligro, de Martin Jenkins (Océano Travesía).´Este álbum de gran formato ilustrado por Tom Frost ofrece un recorrido ameno por treinta especies en peligro de extinción en todo el mundo. Con un diseño muy atractivo que presenta cada animal con una estampilla del país donde habita, en las páginas aparecen algunos conocidos como el oso polar, el tigre y el panda gigante y también otros más raros como el longicornio alpino (un escarabajo de cuatro centímetros que vive en los bosques del sur de Europa y Asia occidental) y el tamarino león dorado (típico del Brasil). En una carta a los lectores en la primera página, el autor explica el peligro que corren estos animales por la caza indiscriminada y el cambio climático. Para los que quieran más información, al final recomienda algunos sitios webs de consulta.

Hola Argentina, de Octavio Pintos (AZ). «Un viaje inolvidable por toda la República». Así se presenta este libro monumental que invita a los lectores en edad escolar a explorar nuestro país a través de mapas, información sobre cada provincia, datos curiosos, hechos históricos relevantes y mucho más. El autor incluye, además, un «adn» argentino con algunos de los inventos criollos como el colectivo, la birome y el dulce de leche. ¡Ojalá yo hubiera tenido un manual así cuando iba a la escuela! Lo súper recomiendo.

¡Shhh! Como la lechuza, de Jaquelina Romero y Pilar Centeno (Quipu). Había una vez un reino poblado de animales de toda clase: pelados, peludos, salvajes, amigables, con patas, alas o escamas. Convivían de lo más panchos hasta que llegaba la noche. Ahí se armaba un lío bárbaro porque algunos eran muy ruidosos y no dejaban dormir a los demás. Entonces se les ocurrió una idea: que alguno cantara una canción de cuna. Y así empezó una especie de casting animal con un desenlace ideal que calmó a todos.

El sistema solar, de Anne Jankéliowitch y Annabelle Buxton (Océano Travesía). Un libro que brilla en la oscuridad: con páginas fosforescentes «para leer bajo las estrellas», este álbum es ideal para fanáticos de la astronomía (y de los libros, claro). Para repasar y aprender datos novedosos, justo este año raro, con tantos eclipses y sucesos inéditos que suceden en el universo (los científicos no paran de descubrir agujeros negros y galaxias). El recurso de las páginas con fondo negro y tinta que destaca el texto en ambientes oscuros es genial para atraer la atención de los más chicos.

Por: Natalia Blanc
Fuente: La Nación
Fotografía destacada: Fernando Blanc
Fotografía: Gentileza Fotógrafos @festivalesgcba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.