La vida de todas las mascotas y sus respectivos dueños cambió drásticamente desde que se decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio.
De un momento para el otro pasamos a estar todo el día con nuestros animales de compañía. Comemos más, dormimos más, nos movemos menos, y nuestras mascotas igual.
A su vez, los paseos disminuyeron por la cuarentena y por ende la actividad física de nuestras mascotas también.

Todo este cambio trajo como consecuencia que muchos animales de compañía comiencen a destrozar plantas, objetos, orinar por todos lados, etc.
Esto se debe a que nuestras mascotas pueden estar sufriendo estrés, ansiedad por separación o un problema de hiperapego y es nuestra responsabilidad tratarlo para que el animal se mantenga emocionalmente estable.

Ansiedad por separación es el estado de estrés que alcanza el perro cuando pierde de vista a su cuidador. Puede estar relacionado con una relación de hiperapego: el perro construyó con su dueño un vínculo de hiperdependencia emocional.
Es necesario empezar a trabajar con ellos ahora y prepararlos para el momento en que todo se levante y volvamos a tener una rutina que nos demande más tiempo fuera de la casa. 

Los consejos de los especialistas en educación canina y felina son los siguientes:

-Darle espacio y momentos de soledad al perro. Es fundamental mantenerlo ocupado y haciendo algo solo.
Para lograr este entretenimiento independiente, se puede recurrir a juegos de olfato o los juguetes interactivos donde el perro tiene que trabajar para sacar algún snack. 

-Trabajar la tolerancia a la frustración. Si el perro nos demanda atención y cada vez que me demanda atención le correspondemos, no le damos la posibilidad de forjarse con herramientas emocionales de autonomía.

-Antes de irnos podemos darle un paseo, jugar o dejarle cosas que sí pueda masticar. 

¿Qué sucede con los gatos?

Foto de CZ Shi

Los gatos son cazadores solitarios que necesitan su momento de soledad y con la cuarentena pasaron de estar tranquilos sin que nadie los moleste a tener a alguien todo el día con ellos en la casa. De este modo es que pueden sufrir estrés porque están necesitando estar solos durante algunas horas como antes de la pandemia. 

En estos animales también se puede dar un vínculo de hiperdependencia emocional, de todas maneras se da en menos casos que en los perros ya que este último es un animal de grupo y los gatos son más bien independientes.
Si llega a pasar los especialistas afirman que el tratamiento para reducir el estrés es exactamente el mismo que con el perro: con juguetes interactivos y tiempos de soledad aún estando todos en una casa.

 

Fuente: Filo News.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.