Es el muralista santafesino que embellece el paisaje urbano. Pintó el rostro de su amigo Pato Gómez en la Costanera y el de su ídolo, el músico recientemente extinto Chris Cornell, entre otras obras. Llevó su arte a un concurso mundial en Dubai y ahora va por más.

 

Es la pegajosa noche de verano y en Urquiza, entre 3 de Febrero y Amenabar, de primigenio barrio Sur hay un pibe con un dedo índice pintado. Es el dedo con el que aprieta un aerosol, con la fuerza de sus irreverentes 14 años, y un chorro de pintura sale lanzado y se imprime contra un muro. Nace una imagen, una forma, una palabra. Un grito en la pared. Sabe que se mandó una cagada al pintar la casa del vecino. Pero también sabe que le puso play al vértigo que moverá sus días.

“Mi nombre es Andrés Iglesias pero soy Andrés Cobre”. Así se presenta este grosso muralista santafesino, que trascendió con su arte por ser el culpable de embellecer el paisaje de la ciudad a fuerza de graffitis y caricaturas realistas.

Al nombre artístico se lo pusieron sus amigos, más precisamente Hugo Tatoo y Pato Gómez (34), el joven que en febrero pasado fue arrollado por un auto y lucha hoy por su vida debido a las graves heridas sufridas. Por al amor que los une, Cobre le pintó un mural gigante en Almirante Brown al 7100.

Fue Pato el que le dijo alguna vez “Vos te vas a llamar Niño de Cobre”, en relación al personaje de la recordada tira televisiva Halcones Galácticos. Más tarde redujo su firma a las siglas NDC. Hasta que finalmente se quedó con la última palabra.

Cobre vive hoy en barrio Candioti junto a su pareja y su pequeño bebé, Vicente, de tres meses. Está más que claro que este muralista le escapa a las estructuras y los cánones socioculturales. Tiene pinta de tipo sencillo con don de buena gente. Al menos eso es lo que aparenta. Y no duda en perder los minutos que sean necesarios para contarle sobre su arte a quien se pare ante su andamio, en cualquier calle de la ciudad donde se lo encuentre pintando un nuevo mural.

Cobre pinta murales a pedido y por propia elección artística. Obviamente, que los primeros son rentados y además no tiene que correr con los costosos gastos de aerosoles especiales que utiliza. Es que ese es su sustento de vida. Pero cuando puede, toca el timbre que sea necesario, pide permiso y embellece cualquier espacio urbano con sus murales.

 

Y en este sentido, Cobre no para. Dice que tiene cientos de murales en su cabeza y que cada vez que dobla una esquina tiene la vista arriba, sobre las paredes y medianeras donde proyecta y proyecta uno y otro mural que alguna vez piensa pintar.

 

Entre los legales y los clandestinos, los pintados en la ciudad de Santa Fe, los de Granada y Barcelona, y los de sus años en Baires, Cobre tiene en su haber unos 200 murales. Uno de ellos está en Dubai, ya que hace cinco meses atrás ganó un concurso para competir en esa ciudad junto a los 24 graffiteros más grossos del globo. “¡Una locura!”.

TS—¿Sabés por qué sos muralista?

AI —Porque no podría hacer otra cosa, no me veo. Supongo que todos sabemos de chicos lo que queremos ser de grandes. Y eso sale a la luz de la manera que sea. Me acuerdo que un día fui a la plaza en bici y me encontré con el graffitero COF pintando un mural y me enloquecí.

TS—¿Y entonces?

AI —Compré un aerosol y graffitié la casa del vecino de enfrente, al otro día la esquina, la otra esquina y así, hasta que sonó el timbre de casa y era la policía. Mi vieja tuvo que pagar la pintura de todas las casas de la cuadra (gloriosas carcajadas). Pero bueno, supongo que es parte de este aprendizaje.

TS —Pero no se cortó el mambo…

AI —Después siguió la etapa de pedir permiso para desarrollar una idea sin apuro y que quede bien pero, en paralelo, salía por las noches a graffitear la ciudad, era medio vándalo. Hasta que me dí cuenta de que pintar ilegal traía problemas, no era bien recibido y arruinaba la propiedad a alguien al que le costó mucho arreglarla.

TS—¿Qué perseguís con el graffiti?

AI —Ser feliz (piensa), me hace muy feliz pintar todos los días. Muchas veces me cuestionaron, porque querían que pinte a Favaloro o al Ché… Si querés ver a ellos pintalos vos. Yo pinto lo que me gusta ver cuando voy por la calle, de alto impacto, que sorprenda por la luz y el contraste; que diga algo por su forma expresiva, más allá de la ideología que hay detrás.

Además de muralista, Cobre es generalista 3D (realizaciones audiovisuales animadas digitales). Aprendió este otro arte en una escuela de animación y luego encontró su estética mediante la prueba y el error. Lo único que no hace de cada animación es el sonido, y confiesa que su debilidad es la construcción de sus personajes y los colores que le imprime a cada uno.

“Mi objetivo es vivir de la animación y pintar murales por placer”, piensa en voz alta Cobre, mientras comparte unos mates a la siesta con TODA, sentado en el umbral del comedor de Aristóbulo del Valle y Ricardo Aldao, donde metió un break a la pintura de un mural que estampa en la pared de un local de ropa femenina ubicado enfrente. “Es que cuando pinto por placer sale mucho mejor que cuando me contratan”, explica, “porque tengo libertad”.

El proyecto de la pyme de animación lleva tres años de trabajo y está a punto de ver la luz. Mientras tanto sigue pintando murales, feliz, pese a que los costos a veces se le van de las manos.

“Voy caminando por la calle mirando las paredes (risas). Mi novia me pide que le preste atención (más risas) pero, bueno… supongo que el que practica BMX va mirando si hay un bordecito para saltar, el que le gusta el fútbol se fija si hay algún mensaje en contra o a favor de su equipo y las chicas caminan mirando vidrieras… Yo camino mirando paredes”.

La charla culmina y Cobre tiene que trepar al andamio para terminar su mural. Trabaja contrarreloj porque luego tiene que encarar otro en el Mercado de Abasto y así sucesivamente. Entonces, cae la última pregunta: ¿Qué es la ciudad para vos? —Un gran museo a cielo abierto.

 

Texto: Nicolás Loyarte

Fotos: Pablo Aguirre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.