Urbania, el arte de vivir en la belleza

En la altura de una torre que mira a Santa Fe a la hora de la tarde se ultiman los detalles de un departamento listo para recibir a sus flamantes dueños. El aire huele a velas aromáticas encendidas y la armonía de los colores genera una atmósfera sofisticada, de ensueño. Gira la llave, inaudible, y la satisfacción traza sonrisas en los rostros que entran. La misión ha sido cumplida nuevamente, como cada vez que, desde hace 20 años, clientes entregan la absoluta confianza a la creatividad y el criterio de un equipo de especialistas decoradores.

El concepto de interiorismo ha ido mutando con el tiempo. La decoración, concebida como el conjunto de elementos que se incorporan a un espacio para embellecerlo, también fue transformándose y respondiendo a los movimientos estéticos con los cuales el mundo se fue identificando. A fines del siglo XX, el minimalismo era la regla de oro: líneas limpias, rectas, ámbitos despojados. Allí surgió Urbania. «Abrimos las puertas en un local sobre Boulevard Gálvez con muebles y complementos para crear espacios de vanguardia. La decoración fue evolucionando, y nuestra propuesta también. Nos abocamos directamente a trabajar con la empresa para equipar y decorar los departamentos que se construían», relata Ana Clara Benuzzi, segunda generación de una familia cuyo apellido es sinónimo de empresariado santafesino.

Urbania es parte constitutiva del Grupo Benuzzi. Por un lado se desarrolla el área de arquitectura y construcción, por otro, el de comercialización, al que se suma el sector legal y de documentación. El cuarto segmento es el de decoración, que con franco entusiasmo y capacidad conducen Coqui Benuzzi, cabeza empresarial, y Ana Clara, una joven mujer que le ha dado nuevo impulso al exigente trabajo de ambientar espacios con los mejores productos del mercado: «Trabajamos con proveedores exclusivos, manejamos el mejor nivel en sistema black out de cortinas, tenemos nuestros propios carpinteros y tapiceros, diseñamos muebles, adaptamos y personalizamos los espacios de acuerdo a las necesidades y gustos de nuestros clientes».

Semejante estructura se sostiene con trabajo permanente y con inspiración. Varias visitas a la Feria de Milán, cuna y vidriera del diseño y la decoración han servido como plataforma para acercar a Santa Fe las tendencias de vanguardia pero con la atención instalada en el deseo de quien va a habitar los espacios intervenidos: «Escuchamos mucho a los clientes, preguntamos, descubrimos sus necesidades, y mezclamos sus mundos con nuestros puntos de vista, de ahí vienen los resultados finales. Mientras que en el estudio de arquitectura Benuzzi se desarrollan los proyectos de la marca, en Urbania se concreta el armado estético de todas esas propuestas», cuenta Ana Clara y se explaya, protagonista del proceso: «El salto del local de decoración a esta instancia empresarial fue un proceso que se inició con los proyectos inmobiliarios. Nuestros edificios requerían del interiorismo para cerrar el ciclo constructivo».

A tal punto se fue desplegando la propuesta, que se llegó al servicio máximo que ofrece Urbania, el sistema de llave en mano. De esta manera, el cliente, tras dar a conocer sus necesidades, gustos, expectativas, deja en manos de Ana Clara y su equipo la tarea de preparar los ambientes que acogerán a sus ocupantes íntegramente terminados y el desafío va desde la adaptación de muebles y mesadas a la iluminación, revestimientos, muebles, colores, tapicerías, obras de arte, alfombras. «Para llevar adelante nuestros proyectos hemos trascendido la etapa de aquel minimalismo con el que iniciábamos nuestro camino. Hoy la tendencia es la de crear espacios que reflejen a sus habitantes, y para eso incorporamos elementos atemporales, muebles familiares que pueden adaptarse a nuevos usos y ubicaciones, logrando atmósferas contemporáneas pero muy personales», cuenta Ana Clara, con una transparencia y sencillez que le hacen honor al nombre.

No sólo en las alturas de las torres que transforman el paisaje santafesino se enlazan las tramas del diseño y la decoración. En los últimos años los servicios de Urbania han desarrollado proyectos de interiorismo en casas, con diferentes grados de intervención, aplicando también el sistema de llave en mano. Sea cual fuere el tipo de vivienda, siempre se persigue un objetivo: «Buscamos que el cliente se ubique dentro del espacio y lo haga suyo, propio, que encuentre la respuesta a sus necesidades y a las de la familia». El sistema favorece al cliente ya que le permite un ahorro de tiempo importante, y también de costos, al contratar en una misma marca servicios que se complementan y desarrollan con un mismo fin.

Durante la pandemia, que trastocó el ritmo habitual del mundo, se suspendieron los viajes al exterior del país y las visitas a ferias internacionales para hallar inspiración. Sin embargo, ese cambio acabó por transformarse en una oportunidad ya que surgieron conexiones en Buenos Aires y la revalorización de un estilo made in Argentina que mucho tiene de cosmopolita y vanguardia. «Al principio teníamos dudas de cómo en Santa Fe se iba a recibir nuestra propuesta de diseño pero inmediatamente empezaron a asimilar las tendencias europeas para sus casas y departamentos», señala Ana Clara, recién llegada de Capital Federal, adonde se traslada permanentemente en busca de novedades y propuestas de innovación. La pandemia, además, llevó a gran cantidad de clientes, imposibilitados de concretar viajes u otras inversiones, a realizar adaptaciones en sus viviendas por lo que el trabajo en Urbania creció y se potenció el afán de llevar confort y belleza a esos espacios.

Ana Clara realiza capacitaciones de manera permanente, pero son los viajes y experiencias del ir y venir por el mundo lo que le ha sensibilizado el ojo creativo para afrontar cada nuevo desafío que imponen los proyectos de interiorismo y decoración. «Estamos donde siempre hemos soñado, en un nivel de profesionalismo y respuesta que nos propusimos desde el principio. Soy feliz cuando llego a las instancias finales de cada trabajo, donde sutilmente vamos colocando los últimos elementos decorativos antes de que lleguen los nuevos habitantes del espacio.» Esos detalles enlazan, muchas veces, con el arte y la estética que proveen creadores santafesinos, artistas y emprendedores, cerrando un círculo perfecto de belleza y contemplación.

La luz declina sobre un muro sobrio y sobreviene la noche. Se encienden lámparas y velas en torno a unas flores blancas y frescas. Tras los vidrios impecables la ciudad se despliega y adentro, en una atmósfera de magia, Urbania sigue con sus planos desplegados y sus potenciales colores, listos para un nuevo proyecto que dotará de magia a espacios posibles.

 

 

Texto: Fernando Marchi Schmidt

Fotos: Emiliano Rico

Dirección de arte: Marcia Orihuela

Estilismo: Mariana Gerosa

Nombre de sección: Perfiles

Edición: N° 85

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.