Basada en la novela homónima de Elena Ferrante, esta película habla sobre la maternidad teniendo como escenario las playas griegas. Olivia Colman y Dakota Johnson son dirigidas por la también actriz Maggie Gyllenhaal

La hija oscura es la opera prima de la actriz que el mundo descubrió cuando protagonizó La secretaria. Desde ese momento la carrera de Maggie Gyllenhaal ha sido fluctuante pero con muchas luces, como lo fue su participación en The Honourable Woman y en la reciente The Deuce, producción de HBO. Ahora tomó la decisión de pasar detrás de cámaras y nos trae este primer film dirigido por ella con un elenco de estrellas notable.

La historia cuenta la vida de Leda Caruso (Olivia Colman, quien viene de interpretar a la Reina Isabel II en la serie The Crown), una profesora inglesa de literatura italiana que decide pasar sus vacaciones en una playa paradisíaca griega. La película comienza con esta mujer que en plena noche se desvanece en la costa, e inmediatamente volvemos a un pasado cercano donde Leda llega a sus ansiadas vacaciones.

En su llegada se encontrará con el administrador del hotel en que se aloja, interpretado por Ed Harris, que ya forma parte del paisaje isleño pues desde hace 30 años vive allí, y luego con Will (Paul Mescal), quien ofrece ayuda en el balneario. Durante su estadía también conocerá a Elena (una genial Dakota Johnson), madre de una pequeña y quien está pasando sus vacaciones con su familia política que se muestra bastante grotesca y con manejos mafiosos.

Leda queda atrapada por la dinámica de esta bella mujer con la pequeña y le recuerda su juventud junto a sus propias hijas Bianca y Martha, que ahora ya tienen 25 y 23 años. Así, La hija oscura va y viene en el tiempo en la línea de Leda (que en su juventud es interpretada por Jessie Buckley, la increíble actriz de Pienso en el final, un film recomendado que se encuentra en Netflix), y nos muestra los conflictos de esta mujer para equilibrar su vida laboral y su realización como madre.

El conflicto llegará cuando la pequeña de Elena se pierda en un día caluroso de playa y sea Leda quien la encuentre, pero como “recompensa” se quedará con la muñeca con la que jugaba la niña. La próxima búsqueda será encontrar este juguete retenido por Leda.

La película es inquietante, profunda y crea climas agobiantes mientras intentamos descubrir cuál es el drama que atraviesa esta mujer y cómo algo que sucedió en su pasado no la deja avanzar con tranquilidad en su vida. Además, Leda y Nina descubren que tienen más similitudes que diferencias y esto las llevará a tener un extraño vínculo.

La hija oscura es un drama, pero también es un film para saborear de a poco para entender el universo de una mujer presionada por las reglas patriarcales establecidas. Se disfruta desde ese lugar, y sin dudas, no es una película para ver por arriba.

A este elenco maravilloso de actrices (que seguramente tengan nominaciones a los Oscar cuando se conozcan las nominaciones el próximo 8 de febrero) se suma Peter Sarsgaard (esposo en la vida real de Maggie Gyllenhaal, hermana a su vez de Jack), como el profesor Hardy.

Sumérjanse en esta historia si lo que buscan es algo de calidad y diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.