Luego de 4 años de ausencias para las compatriotas en torneos de Grand Slam, la santafesina se clasificó a Roland Garros  e ilusiona a los fans de este deporte a lo largo y ancho del país.

El pasado viernes 25 de septiembre se cortó una racha negativa de varios años para el tenis femenino argentino. Nadia Podoroska venció a Xinyu Wang por 6-2 y 6-4 en la qualy de Roland Garros y se clasificó al cuadro principal del torneo, hecho que no ocurría en un Grand Slam desde 2016, cuando ella misma accedió al US Open. Si hablamos del torneo parisino, Paula Ormaechea en 2014 había sido la última en jugarlo.

Nacida en Rosario el 10 de febrero de 1997, y nieta de abuelos polacos, Nadia empezó a jugar al tenis a los 5 años en el Club Fisherton. A los 9 conoció a Carlos Rampello, su actual entrador, que la empezó a preparar para competir en torneos más importantes. Así fue que en 2012 decidió dejar el colegio para perseguir su sueño de ser tenista profesional.

Los resultados no tardaron en llegar. A los 14 se convirtió en la tercera jugadora argentina más joven en conseguir un punto WTA, por detrás de Gisela Dulko y la inigualable Gabriela Sabatini. Fan de las hermanas Serena y Venus Williams, la “rusa” creció viendo también a la histórica “legión” argentina del circuito masculino, que contaba con nombres como Coria, Nalbandian, Gaudio, Cañas, etcétera.

Fue en 2016 cuando debutó en un torneo de Grand Slam, los más importantes y trascendentales del deporte. Luego de vencer en la clasificación a tres rivales mejor ubicadas en el ranking, cayó ante Annika Beck en primera ronda, pero dio el primer paso en las grandes competiciones. Además, en mayo de 2017 consiguió meterse entre las 200 mejores clasificadas del ranking, al ubicarse en el puesto 158.

Luego de algunos años en los que sufrió varias lesiones consecutivas que la hicieron retroceder, Nadia consiguió su mayor logro hasta el momento en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Allí obtuvo la medalla de oro al vencer en la final a la estadounidense Carolina Delehide por 2-6, 6-3 y 7-6, luego de una gran remontada tras estar 0-4 en el último set. De esta manera, se quedo con el pasaje a los Juegos Olímpicos de Tokio, que se disputarán en 2021.

A partir de ahí, su carrera fue en ascenso hasta llegar a la actualidad. Luego de ganar el ITF 60K de Saint Melo a principios de este mes, Podoroska disputó la clasificación para intentar meterse en el cuadro principal de Roland Garros. Luego de lograrlo sin mayores sobresaltos, se topó con la belga Minnen en primera ronda, y consiguió llevarse la victoria por 6-2 y 6-1.

Esto le dio el pasaporte a la segunda instancia, donde la “rusa” dio la gran sorpresa y venció a la kazaja Putintseva (27°), logrando así su primera victoria contra una top 50 del ranking. El viernes se enfrentará en la tercera instancia a Schmiedlova, y buscará meterse por primera vez entre las 100 mejores jugadoras del mundo.

De esta manera, y a pesar de lo que pase en el próximo partido, está claro que será una semana inolvidable para la argentina, que con estas actuaciones se hizo notar y demostró que está para pelear por grandes logros y para volver a poner al tenis femenino argentino en el lugar que se merece.

Crédito: Genaro Franchini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.