Mandinga Tattoo, a través de su Fundación con sede en Buenos Aires, realiza la reconstrucción de areolas mamarias a mujeres que padecieron cáncer de mama y perdieron sus pechos. Esta acción es totalmente gratuita, y forma parte de un conjunto de actividades que llevan a cabo con el objetivo de colaborar en la lucha contra el cáncer de mama.

La propuesta también conocida como “El Club de las Tetas Felices” fue creada por la Fundación Mandinga Tattoo con el propósito de asistir a mujeres que padecieron cáncer de mama con extirpación de glándulas. Para ello realizan la reconstrucción de sus areolas mamarias de forma totalmente gratuita a través de tatuajes. También cuentan con un equipo de profesionales voluntarios que ofrecen controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos.

La iniciativa comenzó en el año 2016, cuando Diego Staropoli, tatuador, creador y presidente de la Fundación Mandinga Tattoo, conoció  a través de un seguidor, la historia de una persona extranjera que por el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama (19 de octubre), tatuaba a mujeres sus areolas mamarias gratis. Recordemos que cuando las mujeres pierden su pecho por cáncer de mamas, se les colocan prótesis de silicona -a quienes cuentan con una obra social-, pero no vuelven a tener sus areolas y pezones.

“Desconocía que la mujer cuando pierde sus mamas también pierde sus areolas, lo primero que hice fue preguntarle a mi vieja, que había padecido cáncer de mamas. También mi abuela a sus sesenta años tuvo una doble mastectomía; ella perdió sus dos mamas”, cuenta Diego Staropoli en el documental de la Fundación Mandinga, “Todo Vuelve” (2019), y agrega: “¡Lo que sufrió mi abuela! Mi mamá me contaba que mi abuela, los primeros años se bañaba con una musculosa para no ver sus cicatrices, ella sufría muchísimo, o sea el dolor de verse mutilada ¿no? […] y yo dije cómo con un tatuaje podría solucionar la autoestima de un montón de mujeres y no lo hice”.

El mismo día en que el tatuador conoció la idea por medio de un seguidor, la puso en marcha a través de la red social Facebook. La iniciativa recibió rápidamente una respuesta más que positiva y luego terminó siendo nombrada “Las Tetas Felices”, por las mismas mujeres que obtuvieron la reconstrucción de sus areolas.

A lo largo de los años, la Fundación Mandinga Tattoo se forjó y su lucha contra el cáncer de mama fue creciendo: más de 1200 mujeres ya pasaron por la organización sin fines de lucro. Asimismo, y en relación han hecho diversas caminatas rosas.

Actualmente cuentan con un consultorio propio que tiene un Área sobre prevención del cáncer a cargo de la doctora Cecilia San Martín.

“El consultorio de la Fundación está abierto a toda la comunidad. Tratamos de que quienes puedan aprovechar de este servicio sean pacientes mujeres o pueden ser también hombres, que no tengan cobertura de salud o que tengan dificultad para conseguir turnos en hospitales o en otros lugares”, comenta la profesional de la salud, Cecilia San Martín. 

El consultorio funciona a través de turnos que las personas solicitan con un llamado telefónico al WhatsApp que figura en las redes y en la página de Fundación. 

«Yo las veo directamente, les hago una evaluación clínica, si es necesario exámenes físicos y si necesitan algun otro estudio complementario como puede ser la mamografía que la mayoría sí; también tratamos de gestionar una mamografía en lugares donde tenemos convenios para que se hagan en forma gratuita, de modo que tengan toda su rutina completa”, explica la Dra. San Martín.

“En caso de detectar alguna patología también la estudiamos nosotras, la Fundación justamente lo que recauda de aportes voluntarios, que es de particulares, lo destina a estos gastos; cuando tenemos que comprar instrumental para hacer una biopsia, y en el caso de que tengamos que hacer una cirugía también”, señala y continúa: “La idea es ayudar desde la Fundación a quienes no puedan abonarlo, para que la parte económica no sea un obstáculo para un diagnóstico o un tratamiento”.

Además, la profesional destaca: “Por supuesto, lo que también funciona como siempre, es el tatuaje de areola y pezón a pacientes que han sido intervenidas y que han recibido una mastectomía y una reconstrucción que esté incompleta y que le falte justamente la areola y pezón”.

Por otra parte, adelanta: “Vamos a tratar de ampliar pero creemos que para muchas personas es muchísimo porque hemos recibido a mujeres a las cuales ya les pasó la edad del primer control, por ejemplo, mujeres de sesenta años que nunca se habían hecho un control y que se lo pudieron hacer con nosotros”, y agrega “Así que para nosotros es buenísimo, también indagamos sobre antecedentes familiares, posibilidades de que haya algún factor de riesgo hereditario, o algún otro factor de riesgo; también lo pesquisamos en la consulta”.

Asimismo, la doctora Cecilia San Martín asegura que disfruta de brindarles soluciones a personas que quieren controlarse pero no lo pueden hacer por diversos motivos, y comparte que todo el equipo y toda la gente de la Fundación lo hace de forma voluntaria y por vocación. “Todos tenemos nuestros trabajos pero igualmente esto es algo que hacemos con muchísimo amor, con muchísima vocación y creo que eso es lo más lindo, es un trabajo que se hace con alegría y eso es lo más importante”, cuenta.

Por su parte, el presidente de la Fundación, Diego Staropoli, comparte: “El premio más grande nuestro es terminar de tatuar a una mujer; que se pare frente a un espejo, que se vea las tetas, se emocione, se de vuelta y te abrace, no hay mucho más que eso, no hay otro objetivo que el del amor”.

Acerca de la Fundación

La Fundación Mandinga Tattoo es una organización sin fines de lucro que apadrina desde hace 12 años a escuelas rurales del interior del país en las provincias de Jujuy y Santa Fe.

También realiza tatuajes Sanadores a personas que sufrieron grandes lesiones en sus pieles como quemaduras y cortes, tapándolos con obras de arte y permitiéndoles sentirse nuevamente a gusto con su cuerpo.

Su próximo proyecto se llama “Mandinga por América”, se trata de un viaje familiar a bordo de un motorhome que dará inicio en diciembre del 2021 y abarcará países de nuestro continente. 

El propósito del tour es ir tatuando de forma totalmente gratuita a un número preestablecido de mujeres que padecieron cáncer de mama y quieran reconstruir sus areolas mamarias.

También elegirán algún caso en cada país de una persona que tenga grandes cicatrices como quemaduras ocasionadas por violencia de género o accidentes y se las quiera tapar con tatuajes y de forma gratuita.

La idea es también dejar un embajador en cada país que pueda representar a la Fundación Mandinga Tattoo para que continúe con la tarea de manera gratuita.

El viaje será totalmente documentado para un posterior documental o serie a definir.

Además se estará trasmitiendo el viaje entero en el canal oficial de YouTube de “Mandinga por América” y en todas las redes sociales.

“El fin de esta gran travesía familiar no es otro que el de concientizar sobre la prevención del cáncer en todas sus formas y acompañar también a todas las víctimas de violencia”, relatan desde la Fundación en sus redes sociales.

 

Créditos: Romina Hadad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.