El Re encendido

Un gran público asistió a esta renovación del emblemático Espacio de Arte & Comunicación del Mercado Norte; tras largos meses de una mínima actividad. Al fin, con el impulso de la necesidad de movimiento y belleza, el 17 de marzo TODA volvió a recibir a su gente. «Es el único lugar de exposición, en todas sus manifestaciones, que desacraliza el arte y lo deja al hallazgo del observador desprevenido, lo interpela sin pedir permiso», definió Marcelo Jorge.

 

Soportando la espera y relanzándose al mundo, el Espacio habló. ¿Acaso no es la resistencia el modo de ser del arte ante las tentativas de silencio? Con una sorprendente (re)presentación, y emoción en los presentes, el Espacio comenzó un nuevo año de actividades, después de las medidas de cese de encuentros y actividades culturales. En una bienvenida como acontecimiento teatral, con palabras, música, intérpretes y luces, nuevamente se habitó este lugar que volvió a ser mirado.

Con las voces de Con Aire de TODA —Claudia Taliaferi y Victoria Bordas uniendo relatos, la música y los cuadros— se entregó el hecho que devino acontecimiento teatral. Con guion de Ezequiel Perelló, las locutoras dibujaron la escena con canto, emociones y sorpresas. El espacio nuevamente encendía en este ritual sus luces para volver a ser anfitrión y amigo. Desde, con y en el arte.

El acontecimiento teatral se constituye en el convivio (la reunión de artistas, técnicos y espectadores en una encrucijada temporal y territorial cotidiana, como es este espacio en el Mercado), la poiesis que es todo acto creativo y la expectación que tiene que ver con el interés o la curiosidad por lo que sucede, en especial cuando son muchos los que esperan ese hecho. Sin tal pretensión, la bienvenida fue todo eso: Arte. El regalo de expresarnos y el convite de seguir viviéndolo intensificando la fuerza de los fuegos contagiosos.

El arte habló del arte, en la figura del artista Kazutaka ISHIKAWA y sus obras como primera exhibición de este año en el Espacio TODA. Danzaron palabras de fuerza y esperanza con los artistas Martín Testoni en el saxo, Fabi Sinchi y Belén Garófalo entre y con los cuadros. Irrumpió una vez más la belleza en el tránsito incesante de gente. El fuego que no es más que ese que se detiene y se deja captar. Volvió a habitarse el arte en el Mercado, volvió a ser centro y luz, en su historia de siete años. En él dejaron sus huellas artistas plásticos emergentes y consagrados, de las artes escénicas, de la palabra oral y la escritura, todos los estilos, fotógrafos, músicos, canto y danza, exhibiciones diarias de producciones santafesinas, talleres, poesía. TODO el arte en el Mercado.

Si Revista TODA es cuerpo, sin dudas este espacio es el corazón de la marca, por el cual en sus venas corren vínculos y habla, sueños y emoción. Un espacio no estático, de cambiantes colores y texturas, de recorridos y giros que se van y quedan. Un lugar de conversación y contemplación definitiva, de entrega artística y subjetividades que conviven en trazos y miradas. Un sitio habitable, transformador, recreado con los otros en un imposible acabado total, en una apertura amorosa constante, diaria y que emerge de las entrañas del espíritu TODA hacia la vivencia cotidiana y de quienes la transitan dejando un poco de sí en las paredes y en el arte que recobra vida cada vez que es mirado.

 

Y en ese instante se resignificó lo vivido y lo que será. Un fuego re encendido en tiempos difíciles. Es la flor en medio del pantano que sostenemos con la mano, en medio de la tormenta que amenaza y empuja, convencidos de que ella es nuestra esencia, la que no dejamos de mirar.

 

 

Marcelo Jorge: «Espacio TODA es la materialización del concepto global TODA. El lugar de encuentro que invita e incita a la materialización creativa y afectuosa. Es el único lugar de exposición, en todas sus manifestaciones, que desacraliza el arte, y la deja al hallazgo del observador desprevenido, lo interpela sin pedir permiso».

Ezequiel Perelló: «Re encender Espacio TODA es un hecho simbólico que nos llena de alegría, de esperanza e ilusiones. Renovamos el contrato fundacional con este espacio: salirnos de los lugares recoletos donde circula el arte para poder encontrarnos en lo cotidiano de nuestras manifestaciones, en lo simple, en la mirada, en el gesto, en la palabra, en la escucha, en el trazo. Encontrarnos desde lo simple luego de que todo haya sucedido. La gestión siempre es con la otredad, desde ella se construyen espacios, significados, narrativas y se puede reconstruir lugares para volver a ser habitados».

 

 

 

Texto: Celi Di Notto

Fotos: Ignacio Platini

Nombre de sección: Espacios Culturales

Edición: N° 83

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.