Todavía preside el museo de Orsay y la Orangerie en París, pero desde el 1° de septiembre asumirá en las salas más célebres del arte internacional.

Laurence Des Cars reemplazará a Jean-Luc Martinez al frente del Museo del Louvre desde el 1° de septiembre de 2021

 

PARIS.– Por primera vez en su historia, el Louvre estará dirigido por una mujer: Laurence des Cars. Su llegada al museo más celebre del mundo se debe no solo a la voluntad de los gobiernos franceses desde 2013 de alcanzar la paridad en los puestos de responsabilidad sino, sobre todo, como corolario de una brillante carrera.

El “corazón” de la flamante presidenta “latió con mucha más fuerza” cuando la ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, la llamó este lunes para anunciarle la noticia. “Fue un momento de intensa emoción y felicidad. Jamás olvidaré esa llamada”, confesó. “El Louvre tiene cantidad de cosas para decir a la juventud. Esa será mi principal preocupación”, agregó. A su juicio, la institución puede “ser plenamente contemporánea. Abrirse al mundo de hoy, hablándonos del pasado”.

Conservadora general del patrimonio, Laurence des Cars, nacida en 1966, todavía preside el museo de Orsay así como el de la Orangerie en París. Es decir, las dos colecciones más importantes del mundo consagradas al impresionismo. Su llegada oficial al Louvre está prevista para el 1° de septiembre próximo.

La nieta del novelista Guy des Cars e hija del periodista y escritor Jean des Cars, convertida en especialista del arte del siglo XIX, efectuó sus primeros pasos profesionales durante el mandato de su mentor, Henri Loyrette, quien ya había dirigido Orsay antes de presidir el Louvre.

Como conservadora de Orsay de 1994 a 2007, Des Cars firmó varias retrospectivas importantes. Entre ellas las de Edouard Vuillard, Gustave Courbet y Jean-Léon Gérôme. De allí pasó a la Agencia France-museum, encargada de adquirir obras para el Louvre de Abu Dhabi entre 2007 y 2014. La exposición Louvre Abu Dhabi, nacimiento de un museo, montada en el Louvre de París y luego en aquella ciudad emiratí permitió a los especialistas apreciar su talento.

De regreso a orillas del Sena, Des Cars asumió primero la dirección de L’Orangerie, de 2014 a 2017, montando simultáneamente una audaz exposición: Sade. Poco después se hizo cargo del buque insignia, el museo de Orsay, sucediendo a Guy Cogeval, que ya había ampliado y modernizado considerablemente el concepto, enriqueciendo además las colecciones.

Laurence des Cars fue responsable de inolvidables muestras: Los orígenes del MundoLa invención de la naturaleza en el siglo XIX (aún vigente), El modelo negro. De Géricault a Matisse (2019), Degas en la Opéra (2019-2020) y Picasso. Azul y rosa (2018-2019). “Todas impecables. Alternando belleza y rigor científico, préstamos excepcionales, descubrimientos y valores seguros, problemáticas acordes con la época y enormes éxitos populares”, dice de ella la ministra Bachelot.

En Orsay, la puerta se abrió también a los creadores contemporáneos: Marlène Dumas, Laurent Grasso, Yan Pei-Ming, Glenn Ligon, Julian Schnabel o Tracey Emin. También se multiplicaron las producciones con grandes instituciones, como con el Teatro del Châtelet y la Ópera en París, o la recepción de la Filarmónica de Berlín y de la orquesta de París en las salas del museo.

En 2019, Des Cars lanzó un vasto proyecto de transformación bautizado “Orsay Grand Ouvert”, apoyado sobre todo por la donación de 20 millones de euros de los coleccionistas estadounidenses, Spencer et Marlene Hays. El objetivo: dar el mayor espacio posible a las colecciones dentro de la antigua terminal ferroviaria que cobija el museo.

En cuanto a sus nuevas funciones, Laurence des Cars quiere “reflexionar sobre los horarios de apertura” del Louvre. Hay que “permanecer abierto un poco más tarde para permitir la visita de los jóvenes activos”, dice. “Un museo no es solo un lugar de conservación. También es un sitio de transmisión. Es necesario transmitir, escuchar el público y sus sensibilidades”, analiza. En los dos primeros meses de confinamiento, el Louvre tuvo 10,5 millones de visitas virtuales, mientras que el número total de visitas, en 2019, fue de 14,1 millones. Desde hace años, el museo parisino encabeza el ranking internacional de los más visitados del mundo.

Para la nueva presidenta, la apertura al exterior es primordial: “El museo está en el corazón de la sociedad. Siempre reflejó el mundo que lo rodea. El Louvre es la casa de todas las artes y de todos los artistas”.

Por Luisa Corradini.

Fuente: LA NACION.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.