¿Oír colores? ¿Ver sonidos? Eso podía hacer Vassily Kandinsky, precursor del arte abstracto, que supo integrar como pocos esas vibraciones para crear obras maestras. La sinestesia, una habilidad para la percepción multisensorial compartida con músicos contemporáneos como Billie Eilish y Pharrell Williams, fue clave en el proceso creativo del artista ruso según Google Arts & Culture, que acaba de lanzar junto con el Centro Pompidou una herramienta interactiva para sintonizar con su legado.

Composition IX, Vassily Kandinsky, 1936

“Suena como Kandinsky” se titula el ambicioso proyecto, que demandó dos años de trabajo para abarcar en el sitio artsandculture.google.com/project/kandinsky la vida y obra de este pionero de la abstracción con 3700 imágenes. Uno de los enfoques más novedosos es el que aborda la capacidad de “explorar la relación entre sonidos, colores y formas, y traducir la música en pinturas” del célebre autor de De lo espiritual en el arte (1911) y Punto y línea sobre el plano (1926).

“Cuando Kandinsky pintó, dos sentidos trabajaron juntos sistemáticamente: el oído y la vista. Colores y formas traducidos en sonidos, armonías y vibraciones formaban líneas y patrones”, explicaron desde Google sobre la condición neurológica de aquel hombre que admiraba a grandes compositores como Richard Wagner y Arnold Schoenberg. Mientras compartió con el primero su concepto de “obra de arte total” -capaz de integrar la música, la danza, la poesía, la pintura, la escultura y la arquitectura-, el segundo rompió con las convenciones tonales mientras él desafiaba el arte figurativo.

“Es imposible saber lo que Kandinsky escuchó, pero podemos ofrecer una experiencia similar”, aclaró Freya Murray, líder creativa del Google Arts & Culture Lab, sobre la “interpretación” realizada por los expertos en música experimental Antoine Bertin y NSDOS para crear “Play Kandinsky”. En base a los escritos del artista que describen su experiencia sinestésica, ambos procuraron simular lo que pudo haber escuchado cuando pintó en 1925 Amarillo rojo azul, la obra más importante realizada durante su época como profesor en la Bauhaus. Al hacer clic sobre varias áreas de la pintura es posible oír los sonidos asociados con los colores y las formas, y vincularlos con emociones. Incluso crear una propia combinación y compartir el resultado.

Auf Weiss II
(Sur blanc II), Vassily Kandinsky, 1923

Al igual que el proyecto “Caras de Frida”, lanzado en 2018 desde México para inspirar al mundo, el sitio dedicado a Kandinsky abarca su legado y su vida personal. Ofrece entre otras cosas un recorrido en 360º por una muestra de sus obras más emblemáticas, y otro muy didáctico por los hitos de su biografía, desde sus comienzos en Rusia hasta su etapa como profesor en la Bauhaus o su atelier en París. Incluye fotos de su infancia, de las casas donde vivió, de su familia y amigos, y hasta de sus vacaciones con Paul Klee legadas por su esposa Nina. También permite acercarse a cada detalle de su obra Cielo azul, gracias a la herramienta de realidad aumentada.

“Acá no hay límites de espacio, podés mostrar todo lo que quieras. Aunque no reemplaza la experiencia presencial, es una forma complementaria de concebir una exposición”, opinó Ángela Lampe, curadora de las Colecciones Modernas del Pompidou. El momento no podía ser más oportuno ya que el museo parisino, donde se aloja una de las colecciones de Kandinsky más importantes del mundo, anunció días atrás que permanecerá cerrado por reformas desde 2023 hasta 2026.

“Lo digital permite cruzar fronteras de todo tipo. Juntos creamos algo que no hubiéramos podido hacer solos”, destacó por su parte Paul Mourey, director de Proyectos Digitales del Pompidou, en una conferencia de prensa acorde a los tiempos pandémicos: virtual y global.

Fuente: La Nación. Escrita por: Celina Chatruc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.