Celia Arena tiene 55 años, integró gestiones de gobierno provinciales, fue Diputada, Directora de la delegación argentina del Parlamento Latinoamericano-Eurolat y Jefa de asesores del gobernador Omar Perotti en el Senado de la Nación. Hoy nos cuenta los principales retos, desafíos y líneas de trabajo que está desarrollando frente en la Secretaría de Estado de Igualdad y Género de la provincia.

 

TS —¿Qué cambió en relación a las políticas de género y diversidad sexual con esta gestión?

CA —Podemos mencionar, en primer lugar, un cambio estratégico, para el que fue determinante la voluntad política del gobernador Omar Perotti, de jerarquizar el área a nivel de estructura institucional y presupuestaria. Género y Diversidad estaban en un tercer nivel de gobierno, eran dos Subsecretarías, dentro de una Secretaría que a su vez dependía del Ministerio de Desarrollo. Hoy es una Secretaría de Estado con rango ministerial, al mismo nivel de gestión que aquellos Ministerios con los cuales tiene la misión de articular para que sus políticas atraviesen todas las jurisdicciones, es decir, sean transversales. En este sentido, es imprescindible destacar la lucha histórica del movimiento organizado de mujeres que plasmó las demandas que actualmente tienen un lugar central en la agenda pública. De lo que se trató, entonces, fue de sumar a todas esas convicciones responsabilidad pública y capacidad de gestión. Esa estrategia se cristalizó en la Secretaría de Estado, que recién a partir del año que viene tendrá presupuesto propio, porque este año empezamos a gestionar con un presupuesto que no nos contemplaba. Desde aquí trabajamos con cada ministerio políticas y programas con mirada de género y diversidad sexual. Un ejemplo de ello es el acuerdo que el Gobernador suscribió con la Agencia Francesa de Desarrollo para la implementación gradual de un presupuesto con perspectiva de género (PPG).

 

TS —¿Qué implica?

CA —Representa la posibilidad de institucionalizar estas políticas en el presupuesto, que es la materialización del plan de Gobierno, al promover la incorporación progresiva de la perspectiva de género en todas las etapas del proceso presupuestario. Los presupuestos públicos no son neutrales y los criterios con los que se hacen pueden eliminar las desigualdades o pueden reproducirlas y acrecentarlas. Por eso, hoy se están llevando adelante acciones como la capacitación, sensibilización y formación en PPG para los equipos técnicos a cargo.

 

TS —¿Cómo se vincula esta acción y la mirada de la transversalización con la erradicación de la violencia por motivos de género?

CA —La violencia de género debe ser abordada a la par de las desigualdades estructurales que operan sobre las vidas de las mujeres hoy en día, y a la par de la ruptura de ciertos estereotipos acerca de qué debería ser o hacer una mujer. La pandemia ha visibilizado con claridad esas desigualdades que aún afectan mujeres y diversidades. En la primera línea de atención, en los centros salud, en los servicios, en el hogar, encontramos que las mujeres somos mayoría, también en el trabajo informal que afecta sus ingresos y su autonomía económica. Por eso, fortalecer la autonomía de las mujeres en el ejercicio de sus derechos es fundamental: un sistema integral de cuidados que ponga en valor y redistribuya estas tareas, acceso equitativo al trabajo, más mujeres en la toma de decisiones, más oportunidades en la ciencia y la tecnología, etc. Estamos pensando y elaborando programas específicos para ir cerrando esas brechas que, muchas veces, están en la base y habilitan los espirales de violencia por motivos de género. Por eso la Ley Micaela es tan importante.

 

TS —¿La Ley Micaela incluye a municipios y comunas de la provincia?

CA —El día de su capacitación junto al resto del personal político, Perotti dejó en claro que es un compromiso de esta gestión que la Ley Micaela llegue a cada rincón de la provincia. Estamos trabajando con municipios y comunas, mediante la firma de convenios para capacitar a los gabinetes municipales y comisiones comunales, y llevar adelante la formación de formadores y formadoras, para que cada localidad cuente con esa «capacidad instalada». A esto se suma la capacitación de la totalidad del personal estatal y de los sindicatos y otras organizaciones. Como dijimos el día de la reglamentación, la Ley Micaela vino a cambiarlo todo y seguiremos trabajando hasta que todo sea como lo soñamos. Además, con los municipios y comunas de la provincia, trabajamos articuladamente para generar acciones específicas que sirvan a cada territorio.

TS —¿Cuáles son las líneas que vienen trabajando, además del PPG, para transversalizar las políticas de género y diversidad sexual?

CA —El objetivo de lograr la igualdad y la autonomía en el ejercicio de derechos requiere que las intervenciones sean integrales, articuladas y transversales: ese es el camino que elegimos para la incorporación de una mirada de igualdad, que reconozca las diferencias entre mujeres, varones y personas de la diversidad sexual y, sobre todo, aquellas diferencias que se han convertido en desigualdades. Estamos en vínculo permanente con todos los ministerios, para transversalizar el enfoque de género y porque, también, necesitamos incluir sus saberes y recursos.

 

Texto: Daiana Díaz

Fotos: Dirección de Comunicación Institucional Secretaría de Estado de Igualdad y Género – Gobierno de Santa Fe

Nombre de sección: Género y Diversidad Sexual

Edición: N° 81

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.