Este año celebramos la edición número 15 del Argentino de Literatura, evento que a lo largo del tiempo se instaló como un espacio de interés en la agenda cultural de la ciudad. Organizado por la Secretaría de Extensión Social y Cultural de la Universidad Nacional del Litoral, Ediciones UNL y la Facultad de Humanidades y Ciencias a través de su Departamento de Letras y el Centro de Investigaciones Teórico Literarias, esta edición nos enfrentó al desafío de planificar el encuentro en modalidad virtual lo que no opacó la posibilidad de la celebración de la lectura y la escritura, ejes centrales que atraviesan a los Argentinos desde sus inicios.

Definido como un territorio de encuentros múltiples, el Argentino de Literatura pone a dialogar a quienes tienen a la narrativa, la poesía, la crítica y la edición como trabajo y desafío. Y en esa invitación también abre un camino para que la palabra de profesoras y profesores, investigadores e investigadoras encuentren la posibilidad de la réplica en la búsqueda de lo común que nos acerca y nos identifica.

La mesa de apertura estuvo a cargo de Nora Catelli, profesora e investigadora argentina radicada hace más de 40 años en Barcelona. Catelli se y nos interrogó acerca de la posibilidad de pensar las historias de las literaturas desde una perspectiva que incluya una dimensión transnacional y escuche a voces que en los orígenes de esas historias no estaban convocadas.

Federico Falco y Selva Almada dialogaron sobre sus posiciones en el campo de la narrativa argentina contemporánea, sobre sus maneras de pensar un paisaje propio que define sus obras y sobre los acuerdos y desacuerdos que se establecen entre quien escribe y quien lee. La mesa de narrativa es un clásico en los Argentinos de Literatura del mismo modo que lo son las de poesía y la de crítica. En la primera, Osvaldo Bossi, Sonia Scarabelli y Mariela Gouric compartieron la lectura de sus poemas en una performance celebratoria que puso a prueba, otra vez, y a pesar de la distancia, lo que la palabra poética puede provocar en un tiempo de zozobra e intemperie.

En la mesa de crítica María Fernanda Alle, Sara Bosoer, Rossana Nofal y Carolina Sancholuz se preguntaron por el por–venir de la investigación literaria en Argentina. Y, más allá de particularidades temáticas, todas coincidieron en el hecho de que ese futuro no puede dejar afuera la propia voz de quien investiga, de quien lee esos textos para comprobar una hipótesis y encontrar tal vez lo inesperado, esa sorpresa que nos devuelve mejores a nuestras clases y nuestros espacios de trabajo.

En esta XV edición del Argentino también se homenajeó a quienes desde diferentes espacios supieron contribuir a que la literatura de esta zona, término tan cercano desde que nuestro Juan José Saer lo postulara, ofrezca miradas desafiantes y envíos productivos. En esta línea celebratoria se inscribió la presentación de Memorias de un pequeño país, el libro de Jorge Ricci publicado por Ediciones UNL. Isabel Molinas y Paulo Ricci no solo recordaron la figura de quien fuera un impulsor central de este evento, sino que se detuvieron en los intersticios del estilo poético de Jorge, su elegancia para construir argumentos y el humor que definió su escritura y su vida. Vida y poesía fueron también los ejes que atravesaron la celebración de la obra de Fernando Callero, en la que amigas y amigos compartieron la lectura de algunos de los textos de quien fuera un poeta que iluminó con sus lúcidas intervenciones el panorama de la poesía argentina de nuestro tiempo. El escritor, el profesor, el amigo, el aventurero. Líneas de un trazo que no se detiene y encuentra nuevas formas de trascender.

Luego de la finalización de cada Argentino de Literatura nos preguntamos por aquello que queda, por ese resto de incómoda alegría que nos modifica momentáneamente pero que apuesta por una próxima vez. En ese deseo de convocatoria descubrimos que hay voces que siguen esperando hablar y ser escuchadas. El desafío es entonces volver a habilitar las condiciones para que este acontecimiento feliz vuelva a ocurrir.

 

 

Texto: Germán Prósperi

 

Fotos: Gentileza Secretaría de Extensión Social y Cultural

 

 

Nombre de sección: Cultura activa

 

Edición: N° 84

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.