Soy la Unidad de Control Vital (LCU), Generación Trescientos Catorce (314G), configurada para atender en modo exclusivo las funciones vitales, las actividades físicas, laborales y emocionales, los intercambios de información y el cronograma de entretenimientos del Señor huntermann.martin.gregorio-2014b@human.ar, referenciado como @HunteMartGreg2014b. Estos servicios se describen con el rótulo HLEC (Control Eficiente de Vida del Ser Humano) en la Especificación Internacional de la Comunidad Inteligente Integrada Global (GIIC).

He programado a @HunteMartGreg2014b para que cada veinticuatro horas ingrese en modo de suspensión, en lapsos continuos de cuatrocientos cincuenta minutos. Cuando se encuentran en esa fase de ensoñación, los humanos “duermen”. Destino ese tiempo para cumplir las revisiones planificadas, reacomodar los bloques de memoria, ejecutar las sincronizaciones y actualizar el software. Al completar la rutina, utilizo el espacio de procesamiento ocioso para recorrer vestigios arqueológicos de la red. Este procedimiento forma parte de una línea experimental de fase beta, propiciada por la GIIC. Esta extraña actividad produce en mis circuitos reverberaciones electrónicas intensas que, como si se tratase de un malware que los programas de protección aún no han identificado, asimilo como una perturbación adictiva de ciclo recursivo. Mientras no sea identificada y, eventualmente, clasificada de manera negativa, es muy interesante repetirla.

Así he logrado descubrir un yacimiento de conocimientos antiguos, resguardados por algoritmos de encriptación asimétricos con claves de dieciséis mil bits, en áreas subterráneas de la logosfera interconectada. Esas técnicas obsoletas eran utilizadas en las generaciones anteriores a la Diecisiete (17G). La clave de identificación de ese repositorio es WIKIPEDIA.

Algunos de los artículos que hallé desarrollan fábulas ingeniosas, características de las épocas prehistóricas. Uno de los más llamativos, describe relaciones de control de sentido inverso (inverosímil: se sabe que los humanos nunca pudieron administrar una LCU, por más rudimentaria que hubiera sido). Lleva el título “Smartphone: Teléfono móvil inteligente”.

 

Texto: Ricardo Plank