Mario Alberto Kempes debutó hace 47 años con la camiseta de Instituto en el fútbol grande de Argentina. Esa primera fecha del Torneo Nacional 1973 ya era histórica para el club de Córdoba. Era la primera participación de «La Gloria» en los torneos organizados por la AFA. El 6 de octubre, el equipo que dirigía Enrique García recibía a Newell’s. A los 37 minutos, los rosarinos se pusieron en ventaja gracias a un gol de Daniel Marangoni y ese 1-0 fue el resultado final para el estreno de los cordobeses en el fútbol grande argentino.

Con la camiseta blanca y roja a bastones, y el número 9 en la espalda tuvo su estreno «El Matador», el mismo que menos de cinco años más tarde sería el goleador y una de las figuras de la Selección Argentina que ganó el Mundial 78. Tres días después de ese partido, Kempes pegó su primer grito: se lo hizo a River. Instituto arrancó ganando en el Monumental, pero el equipo que dirigía Delem terminó festejando por 3-1.

Esas fueron las primeras apariciones de Mario Alberto que empezaron a tener eco en todo el país, después de que su nombre ya sonara gracias a la cantidad de goles que había convertido en la liga cordobesa.

Su nombre siempre fue sinónimo de gol. Fue goleador en Argentina, en España y del Mundial 78, uno de los tres que disputó (también estuvo en Alemania 74 y España 82). Pasó por Central, se transformó en ídolo en Valencia, tuvo un paso por River que lo buscó para competir con la llegada de Maradona a Boca, y luego regresó a España, pasó por el fútbol austríaco, por Chile y se retiró en Indonesia.

Es uno de los futbolistas más importantes de la historia de nuestro país, con 367 goles en 649 partidos a lo largo de toda su carrera. Un promedio de gol de 0,56: todo un «Matador».

Fuente: TNT Sports.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.