“El observador atento, casi fisgón, descubre en Juan Pablo Magnin la pasión dedicada. Alguien que se introduce en sí mismo y escudriña lo que a la vez busca en el entorno. En una permanente catarsis, una batalla constante con demonios interiores o con musas torturantes que deben ser exorcizados y quedar atrapados en una imagen.

Quizás esa sea su profesión: cazador de imágenes, en un coto que comparte el afuera con su adentro. Es ahí donde descubrimos sus búsquedas y sus caprichos: El barrio y su historia, los lugares añorados y revisitados, la gente en su entorno, los gestos sugerentes de historias que el mismo se cuenta y a veces, nos cuenta o solamente las deja ahí, en el cuadro para que las encontremos. Es un artista de la Fotografía que construye su lenguaje diciendo con la cámara.”

 

 

Texto: José Adán Bastías

Foto de perfil: Brenda Trosero

 

Contacto: Instagram @JuanPabloMagnin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.