El “Chaca” es un mítico músico de Buenos Aires, que fundó la banda Los Pepas, y compartió escenario con grupos de rock destacados como La Renga. Ahora se encuentra en situación de calle en nuestra ciudad y sigue haciendo música.

Desde hace más de seis años, la intersección de Avenida Galicia y General Paz, es habitada por “Chaca”.
El músico cuenta que después de una vida de escenario, whisky, rock, y boogie, comenzó a vivir en situación de calle en Santa Fe.
Con el tiempo, empezó a llamar la atención de los transeúntes, quienes poco a poco lo descubrieron.

Desde entonces, las personas que transitan la zona no pasan por alto que en esa esquina se encuentra el “Chaca” y se solidarizan con él.

Es común encontrar al cantante y compositor sentado en un banco de Galicia usando jeans y conversando con sus amigos.

“Chaca” siempre está bien predispuesto a narrar su historia.

En una tarde fría de septiembre, no hace excepción, toma aire y comienza por contar sobre sus estudios.
“Yo estudié canto y composición en el Centro Cultural Rojas en Buenos Aires, y locución también; para modular la voz”, relata el blusero con una voz ronca que lo caracteriza.

Seguidamente, comienza a enumerar los grupos de rock con los que compartió escenario, uno de ellos es Ratones Paranoicos, y otro Viejas Locas, con quienes tocó en nuestra ciudad.
Por otra parte, señala que Memphis La Blusera se contactó con él después de que falleciera su vocalista, para que cantara con ellos.

También tocó con La Renga y de hecho son amigos muy cercanos de él.
Cabe mencionar que estos últimos, desde 2014 -año en que descubrieron el paradero de “Chaca” en nuestra ciudad- han intentado ayudarlo en reiteradas oportunidades.

Continuando con los tiempos de giras y recitales, “Chaca” recuerda una anécdota con Pappo: “Cantate ‘El Papa fuma marihuana’, que está buenísimo”, le pedía el precursor del heavy metal argentino.
“A ese tema lo hice cuando tenía 17 años”, añade y automáticamente comienza a cantar la canción que tanta popularidad le dió.

De su pasado más lejano, Chaca cuenta que nació en Santiago del Estero, y que por falta de laburo, sus padres se fueron a Buenos Aires.
Es hincha de Chacarita y de ahí su apodo. Además, de joven hizo la “Colimba”, y luego trabajó de estibador en Mendoza.
Sin embargo, recalca que cuando tenía tiempo libre siempre se dedicaba al rock and roll.

Así fue que ocupó un puesto de seguridad durante un recital de los Guns and Roses, y asistió a conciertos de AC DC. “Toda mi vida fue rock and roll”, afirma.
En la década del ‘90 formó Los Pepas, pero asegura que nunca vivió de la música.

“Chaca” vino a Santa Fe para estar cerca de sus hijos. “Yo me separé de mi mujer pero no me separé de mis hijos. Los veo, ya están grandes, y ellos me vienen a ver. Tengo cinco; tres mujeres y dos varones”, cuenta.
De todos modos, siempre que puede se da una vuelta por Buenos Aires para visitar a sus amigos de la adolescencia.

De su actualidad relata que recibe mucho cariño en Santa Fe, tanto por parte de los comerciantes como por las personas que transitan por la zona de Barrio Guadalupe Este.

“La última vez estuve en Arocena, porque fue la Fiesta Nacional del Mate y me invitaron”, cuenta.
De esa experiencia recuerda que le pedían sacarse fotos con él, “Parecía Michael Jackson, y bueno la pasamos muy bien, todo bárbaro acá en Santa Fe”, manifiesta.

Por otro lado, hace un tiempo que está contenido por Actitud Solidaria. La ONG de Santa Fe lo ayuda con su adicción al alcohol y le acerca un plato de comida en la semana.
Martín Mónaco, es presidente de la Fundación y enfermero en el área de terapia intensiva del hospital Cullen. Él cuenta que tiene una relación muy cercana con “Chaca” y que incluso lo ha internado en el hospital cuando lo necesitaba.

“Al Chaca lo conozco hace 9 años aproximadamente, diez tiene la Fundación pero el primer año no recuerdo haberlo visto”, comenta. Asimismo, dice que tiene una relación muy cercana con “Chaca” y que incluso lo ha internado en el hospital cuando lo necesitaba.
También revela que el músico en situación de calle tocó en un evento solidario en el año 2016. “Nosotros le pagamos una sala de ensayo, le pusimos chicos que eran de distintas bandas que conocíamos para que se unan al trabajo, y se organizó un almuerzo solidario con el fin de que ‘Chaca’ recupere confianza”, asegura Martín Mónaco.

“Al ‘Chaca’ te lo puedo describir como una persona positiva, tranquila, simple, humilde, y talentosa porque tiene facilidad para la música”, dice el presidente de Actitud Solidaria y agrega, “Cada vez que vamos ahí, estamos veinte minutos, media hora porque él se pone a cantar y a hablar, a ese semblante no lo pierde nunca con nosotros”.

Cabe mencionar que cualquier persona que desee, puede colaborar con Actitud Solidaria y hacerle llegar su ayuda a “Chaca” y a otras personas en situación de calle. Para hacerlo puede comunicarse a través de las redes sociales de la Fundación.

Otro dato curioso del “Chaca” es que en los últimos años, comenzó a enseñar música a chicos. Lo hace en un reconocido comedor de pescado de nuestra ciudad. Cuenta que es muy amigo de la dueña del lugar y por eso puede realizar dicha actividad.
“‘Antidomingo’ le pusimos y es los lunes. Tengo como dieciocho alumnos, enseño guitarra y canto rock & roll”, describe orgulloso.
Asimismo, e
xplica que el propósito de los encuentros es sacar a los chicos de la calle y que aprendan música.

Además, añade que a sus más de cincuenta años, continúa con su grupo “Chaca y las Momias”, e hizo otras dos nuevas bandas que se mantienen activas tocando: “Andola” y “Dos Esquinas”.

Siguiendo la línea de su pasión por la música, revela que compuso varios temas recientemente. “Todo lo que compongo lo canto yo, todos me quieren comprar mis temas pero a mis temas no los vendo”, afirma el bohemio.

Para terminar, “Chaca” recita una canción nueva que compuso. La letra es tan autorreferencial como emotiva y dice así: 

“Desde esta esquina puedo ver muy bien, tan claramente cuál es cuál, y quién es quién. Simple deducción que uno saca al pasar. Leyendo el diario leo el gol de ayer, es igual. Dejenme, en mi esquina a media noche, esta vez prefiero no salir. Quiero soledad sin un alma en esta noche porque hoy este blues es para mí”.

 

 

Créditos: Romina Hadad

Fotos: Gentileza Actitud Solidaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.