A partir de un proyecto de la Municipalidad, que se enmarca en la celebración de los 100 años del músico y compositor santafesino, las instituciones de educación musical de la ciudad y organismos como el Coro y la Banda Sinfónica Municipal, compartirán escenario en un gran concierto durante el mes de noviembre.

En diciembre del año pasado, un grupo de instituciones educativas y organismos convocados por la Municipalidad conformaron el Espacio Pedagógico Musical Ariel Ramírez. En los primeros encuentros se dieron a conocer las acciones que realiza el gobierno local en torno al centenario del nacimiento de Ariel Ramírez y se acordó la realización de un gran concierto que reunirá a los diferentes coros y orquestas de esas organizaciones, y organismos profesionales como el Coro y la Banda Sinfónica Municipal.

En una nueva reunión de trabajo que tuvo lugar esta semana, se avanzó en los aspectos técnicos y de logística, de una puesta desafiante por la cantidad de músicos que reunirá esta producción el 26 y 27 de noviembre, en el Anfiteatro. En las dos jornadas, la parte central del programa será la interpretación de la obra “Mujeres Argentinas”, a partir de arreglos de Manuel Marina, con todas las instituciones compartiendo escenario. En ese sentido ya confirmaron su participación los coros de Niños, de Jóvenes, de Exalumnos y la cátedra de Canto Colectivo de la Escuela de Música del Liceo Municipal, agrupaciones corales de la Escuela de Música Nº 9902 CREI, el Coro de Niños y Niñas de la Universidad Nacional del Litoral y el Coro Municipal. La orquesta del concierto estará integrada por la Orquesta Juvenil de la Escuela de Música Nº 9901; la Orquesta de Somos Música, el Programa de Orquestas para las Infancias de la Municipalidad; y la agrupación folklórica de Sonamos Latinoamérica.

La primera fecha se pensó como un concierto didáctico para público escolar, con una apertura especial a cargo de Sonamos Latinoamérica, de gran trayectoria en la pedagogía musical a través de seminarios y cursos que acompañan siempre a su festival en las distintas sedes que tiene por todo el mundo. El 27 de noviembre, la propuesta se destinará a público general, con la participación de la Banda Sinfónica Municipal.

Afrontar el desafío

La coordinadora de Programas y Organismos Musicales de la Secretaría de Educación y  Cultura de la Municipalidad, Patricia Hein, destacó que este proyecto recupera la faceta pedagógico-musical de la obra de Ariel Ramírez, comprometido con la difusión de la música y las culturas regionales, especialmente a través de las instituciones educativas, como hizo con el programa “La música va a la escuela” que escribió para la enseñanza musical folklórica en 5º, 6º y 7º grado, cuando estuvo al frente del Centro de Divulgación Musical de la Ciudad de Buenos Aires. En ese sentido, consideró que la educación es fundamental para acercar la figura y la obra de Ramírez a las nuevas generaciones, para que sea reconocido por las niñas, niños y jóvenes que hacen sus primeros pasos en la música tanto en las instituciones formales como en los proyectos vocacionales que fueron convocados para este proyecto.

En cuanto a la organización dijo que si bien se complejiza por la situación sanitaria y los protocolos que deben tenerse en cuenta en ensayos y conciertos de esta escala, resulta fundamental el interés de todas las instituciones que se sumaron a la propuesta de la Municipalidad. “La respuesta a la convocatoria fue muy satisfactoria y eso nos motivó para afrontar el desafío. Desde el punto de vista logístico, en este año tan particular, estamos haciendo todo lo posible para respetar las medidas de cuidado y llevar adelante el proyecto. Son muchas las niñas y niños, los músicos profesionales que van a estar participando y por eso también es importante contar con el Anfiteatro que puede albergarnos a todos, nos da un orden y un esquema para la ubicación en el espacio que va a permitir desarrollar el concierto de la mejor manera posible”, señaló Hein.

Desde la dirección de la Orquesta de Niños y Juvenil de la Escuela Música 9901 “Orquesta de Niños”, Manuel Marina coincidió en las dificultades que existen para la experiencia grupal de la música, sobre todo teniendo en cuenta que la Orquesta de Niños de esa institución cuenta actualmente con 95 integrantes y en la Juvenil son 67. Por eso, explicó que para retomar las clases y los ensayos que el año pasado no pudieron hacer, se organizan en burbujas, con distanciamiento y paneles divisorios para los instrumentos de viento.

Más allá de esas adaptaciones, valoró la invitación que recibieron para sumarse al concierto ya que les permite ser parte de esta reunión entre las instituciones, algo que tienen como objetivo pero no siempre se puede concretar: “tenemos una ciudad donde hay un instituto de nivel universitario y tres escuelas de música con perfiles muy diferentes entre sí, una especializada en la música popular, otra en música académica orquestal y otra a la música en general y a formar docentes. Eso no se da en otras ciudades del país, creo que es un lujo que tenemos y por eso siempre tratamos de relacionarnos con las demás instituciones de música. En este caso se da a partir de un proyecto que parte de la Municipalidad que nos parece genial, por eso lo estamos apoyando para poder llevarlo a cabo”.

Mujeres argentinas

La versión que se podrá disfrutar en noviembre contará con los arreglos que hizo para coro y orquesta Manuel Marina para la Escuela de Música de Rafaela, en el año 2001. Su propuesta es simple desde el punto de vista de la escritura musical, contó, para que pueda ser interpretado tanto por coros profesionales como vocacionales; y los arreglos orquestales apuntan a que se puedan escuchar la letra y el canto. “No hay virtuosismo coral ni en la orquesta, que acompaña para que se luzcan las composiciones y melodías”, precisó.

Sobre la importancia de la obra de Ariel Ramírez en la enseñanza musical, Marina destacó que “las armonías que usa y los giros melódicos tienen una elaboración que permite un acceso desde la música académica. Si uno mira las partituras de las obras para piano escritas por Ramírez, no son fáciles de tocar. Tienen una complejidad tal que el docente de piano puede aprovechar para que su estudiante pueda acceder a un nivel técnico mayor al que tiene, con una música que nos representa porque otra particularidad de la obra folklórica de Ramírez es que aborda todos los géneros”. En Mujeres Argentinas, esa virtud se vuelca en un recorrido por milongas, triunfos, cuecas, zambas, entre otras; donde se unen “la poesía de Félix Luna al trabajo de Ramírez, que supo dar con el color  necesario para remarcar la importancia de las mujeres en nuestra historia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.