La Universidad Nacional del Litoral y la Fundación Hábitat y Desarrollo firmaron un convenio para reafirmar su compromiso de trabajo colaborativo y acciones conjuntas en procura de la conservación del del país.
La Universidad Nacional del Litoral (UNL) y la Fundación Hábitat y Desarrollo celebraron la rúbrica de acuerdos de trabajo para los siguientes cinco años. Ambas instituciones se comprometieron a desarrollar iniciativas que promuevan la conservación del patrimonio natural y cultural de la Argentina y continuar trabajando en el mantenimiento y coordinación de la reserva ecológica, ubicada en Ciudad Universitaria, entre otras acciones de interés.
El convenio se firmó este lunes en el Rectorado de la UNL y fue encabezado por Enrique Mammarella, rector de la UNL; Laura Cornaglia, secretaria de Ciencia, Arte y Tecnología de la UNL; Pablo Tabares junto a Walter Fabián Bernacchi, en representación de la Fundación Hábitat y Desarrollo; Bárbara Tolozano y Patricia Leonor Bierig, coordinadoras de la Reserva Ecológica por la UNL y la Fundación Hábitat y Desarrollo, respectivamente.
“La UNL y la Fundación Hábitat y Desarrollo reconocen el beneficio social y ambiental de la colaboración recíproca y del trabajo conjunto. Por ello, consideramos conveniente enmarcar las acciones y actividades en un nuevo marco legal”, sostuvo Laura Cornaglia, secretaria de Ciencia, Arte y Tecnología de la UNL, y añadió que “a través de la firma de este convenio las instituciones nos comprometemos a desarrollar iniciativas que promuevan no sólo la conservación del patrimonio natural, sino también el cultural de la Argentina”.
Por su parte, Pablo Tabares, representante de Hábitat y Desarrollo, expresó que “la firma de este acuerdo significa la reafirmación de un trabajo que ha sido muy fructífero en estas décadas; dado que la Reserva Ecológica de la UNL ubicada en Ciudad Universitaria fue creada el 24 de abril de 1998, por un acuerdo suscripto entre las partes”. Y  continuó: “El desafío actual es concretar acciones en el territorio, porque el tema de la conservación del ambiente se encuentra en la agenda pública y trabajaremos en ese sentido”.
Luego de la firma, a las autoridades de la UNL se les entregaron árboles, ejemplares de Ubajay del vivero Amarí -que significa flor en chaná, a modo de homenaje a la comunidad originaria-, el cual se encuentra ubicado en la Reserva Ecológica de la UNL, en la Costanera Este de la ciudad de Santa Fe y desarrolla especies propias de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná y Espinal, que son las dos ecorregiones que confluyen en el Gran Santa Fe.