El cine ha funcionado como medio de denuncia sobre las instituciones y los tratamientos que se hacen sobre los pacientes, apelando más de una vez a la crítica.

La locura es una temática que siempre ha fascinado a la literatura y por ende al cine. A través de los años ha sido abordada de diferentes maneras: desde la comedia, desde la excepcionalidad -films hollywoodenses como Una mente brillante-, y también desde una mirada más ligada al existencialismo.

Si bien existen patologías médicas que delimitan las enfermedades mentales, la sociedad moderna también impone etiquetas sobre personas que se escapan de la norma, que habitan el mundo de una manera diferente y esto no les permite hacerlo en armonía. El cine también ha funcionado como medio de denuncia sobre las instituciones y los tratamientos que se hacen sobre los pacientes, apelando más de una vez a la crítica.

A continuación, una lista de películas que abordan la salud mental desde diferentes perspectivas:

Una mujer bajo la influencia

1974 – Dir: John Cassavetes

Esta película de John Cassavetes es una de las colaboraciones más inolvidables que tuvo con su esposa, Gena Rowlands. La actriz, en una de las actuaciones más memorables de su carrera, interpreta a una mujer ama de casa que presenta rasgos que la sacan del modelo de “normalidad”.

El film nos muestra a la protagonista como una “loca”, que comete adulterio de manera casi irrefrenable, que no cumple el rol establecido de madre y que expresa sus emociones en forma extrema. La cinta muestra la intervención de los médicos, así como la vinculación con su esposo, y ejerce una fuerte crítica a la institución del matrimonio y la familia, además de los estereotipos de mujer y esposa.

Disponible para ver en Qubit.

Atrapado sin salida

1975 – Dir: Milos Forman

Este es tal vez uno de los papeles más recordados de Jack Nicholson. La película sucede dentro de un manicomio en el que el protagonista, un criminal que luego de la cárcel es recluido en la institución, se va encontrando con diversos compañeros y conociendo las facetas de la “locura”. El film relativiza las nociones de sanidad y enfermedad, al tiempo que construye una auténtica comedia dramática y también ejerce una crítica sobre las instituciones de salud mental.

Inocencia interrumpida

1999 – Dir: James Mangold

Winona Ryder brilla en esta película de 1999 al interpretar a una joven que atraviesa un periodo de honda depresión y es internada en un psiquiátrico. Allí conocerá a otras mujeres que padecen diferentes enfermedades, entre ellas la irreverente Lisa, interpretada por Angelina Jolie. El film se volvió un clásico de los 90 y abordó ciertas temáticas como los desórdenes alimenticios, el compañerismo y la importancia de un sistema de salud mental que acompañe a las pacientes, contando un final optimista.

Disponible en HBO Max.

Taxi Driver

1976 – Dir: Martin Scorsese

En esta obra maestra de Martin Scorsese, la salud mental no aparece atravesada por el diagnóstico o las instituciones. Aquí, el personaje principal interpretado por el brillante Robert De Niro transita las calles de Nueva York arriba de su taxi, encontrándose con la violencia, la locura de la urbe y desplegando la complejidad de su mente. El personaje de protagonista/villano y la presentación de una ciudad enloquecida sirvieron de claras referencias para Joker de 2019.

Disponible en Movistar Play.

El fuego fatuo

1963 – Dir: Louis Malle

El clásico de Louis Malle aborda el alcoholismo y explícitamente la decisión del suicidio. A diferencia de otros films de esta lista, esta película no acude al humor sino que se presenta altamente sombría y se centra en la psiquis del protagonista, quien acaba de salir de una clínica para alcohólicos. Además, aborda la depresión y la lucha interna de una persona atormentada que no sabe cómo estar en el mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.