El Museo Nacional presenta una muestra homenaje que reúne una selección de las mejores imágenes de la artista, a lo largo de su prolífica carrera.

Hoy es el cumpleaños de Sara Facio y la fotografía celebra a una de sus mayores exponentes a nivel nacional. En este marco, el Museo Nacional de Bellas Artes exhibe la muestra Sara Facio: fotografías 1960/2010, con más de 40 obras de la artista argentina a lo largo de su carrera artística. La exhibición incluye fotografías de sus series más conocidas: Primeros Premios, Humanitario, Buenos Aires Buenos Aires, Funerales del Presidente Perón, Bestiario. entre otras. Se trata de una selección exquisita, realizada por la propia artista, que incluye retratos de artistas, escritores, músicos, deportistas y otras personalidades de la cultura en Argentina y Latinoamérica, como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Ernesto Sabato, Astor Piazzolla, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Octavio Paz o Federico Leloir.

La antología es principalmente en blanco y negro, pero también cuenta con algunas fotografías intervenidas a color, entre las que se destacan el mítico retrato a María Elena Walsh o el famoso cuadro de Doris Lessing. Cada una de las fotografías presentadas aquí, son obras que con el tiempo se han convertido en el imaginario colectivo de los propios autores y autoras que retrató. Cuando se piensa en Cortázar, es muy probable que lo primero que aparezca en la mente sea la imagen del mítico retrato del escritor con el cigarrillo en la boca, de Facio.

Sara Facio nació el 18 de abril de 1932, en San Isidro, provincia de Buenos Aires. Se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes y residió un año en París, a través de una beca otorgada por el Gobierno de Francia donde estudió artes visuales. A su regreso, comenzó una carrera que fue creciendo sin descanso, retratando a innumerables figuras de la cultura y política nacional. En 1957, comenzó a practicar fotografía en el estudio de Luis D’Amico y luego en el de Annemarie Heinrich.

Entre 1960 y 1985, tuvo un estudio junto con D’Amico, y se dedicó principalmente al retrato y a realizar producciones para diarios y revistas de Argentina, Europa y Estados Unidos. Su trabajo se desarrolló entre la colaboración con distintos medios periodísticos y los ensayos fotográficos personales. En 1973, con María Cristina Orive, fundó la editorial fotográfica La Azotea, y en 1979 integró la comisión fundadora del Consejo Argentino de Fotografía. En 1985, creó la Fotogalería del Teatro General San Martín, que dirigió hasta 1998.

La relación de Facio con el Museo de Bellas Artes viene de larga data. En 1995, la artista se contactó con la propuesta de organizar la colección fotográfica del museo, donando obras de su propia colección. Desde entonces y hasta el 2012, se desarrolló como curadora y gestionó el crecimiento del acervo, que hoy cuenta con más de 1500 imágenes.

Publicó una decena de libros de fotografías, algunos en colaboración con Alicia D’Amico, como Buenos Aires, Buenos Aires (1968), Humanario (1977) –ambos con textos de Julio Cortázar– y Retratos y Autorretratos (1974). También realizó las publicaciones Pablo Neruda (1988), Retratos (1990) y Perón (2018), entre otras. Sus obras se conservan en las colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, además de en prestigiosos acervos particulares. En 2019, fue galardonada con el Premio Nacional a la Trayectoria Artística, que otorga el Ministerio de Cultura de la Nación.

En esta ocasión, además de exponer algunas de sus emblemáticas piezas y curar ella misma la selección, Facio decidió ir un paso más allá. En el marco de esta muestra homenaje, la artista decidió donar su biblioteca personal, con más de mil libros de artistas, instituciones, colecciones, investigaciones y ensayos de todo el mundo, que conservó y nutrió durante 70 años. Se trata de un hecho histórico para la cultura del país, que permitirá profundizar el estudio y la difusión de la fotografía, así como contribuir al Patrimonio del Bellas Artes, garantizando su conservación en el tiempo.

Sara Facio: Fotografías 1960/2010 es una suerte de autorretrato de la artista sin estar ella en escena y una oda a la fotografía documental. Permite pensar en la importancia de esta disciplina en la historia del país, en la documentación visual de un tiempo y en el estilo de una época. Además, reflexiona sobre un modo de hacer fotografía, de una praxis inagotable de trabajo que supo atravesar décadas, acontecimientos y avatares, desde una mirada aguda, precisa y coherente desde sus inicios hasta el presente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.