Muchas razas de perros populares tienen su origen en el Reino Unido, específicamente en Inglaterra. Varias de estas razas de perros ingleses se desarrollaron por sus habilidades de trabajo en la caza, la recuperación y el exterminio de plagas. Sus temperamentos varían, algunos suelen ser bastante activos y atléticos y otros son mucho más tranquilos.

Bulldog

Los Bulldog se remontan al siglo XIII en Inglaterra. Gracias a su físico poderoso, fueron utilizados para el bullbaiting, en el que una jauría de perros luchaba contra un toro. Una vez que este deporte fue prohibido en el siglo XIX, los bulldogs se utilizaron para las peleas ilegales de perros. La raza también se cruzó con otros Terriers. Desde entonces, los criadores han refinado la apariencia del perro, haciéndolo más rechoncho, con una cara más plana y más arrugas que sus antepasados.

Beagle

En la década de 1500, los cazadores ingleses tenían perros grandes para la caza de ciervos y pequeños para los conejos. Los Beagle descendieron de esos pequeños sabuesos. Y en la década de 1800, se criaban no solo por su destreza en la caza, sino también por su carácter amistoso. Los criadores ingleses prefirieron una variedad más grande para cazar zorros, mientras que los estadounidenses desarrollaron un Beagle un poco más pequeño para cazar conejos. Todavía hay dos variedades de tamaño reconocidas en la actualidad.

Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier tiene sus raíces en los condados ingleses de Yorkshire y Lancashire, y data del siglo XIX. Los primeros Yorkies se utilizaron como exterminadores de roedores, especialmente en fábricas textiles y minas de carbón, pero rápidamente también se ganaron los corazones de la élite, convirtiéndose en perros de compañía muy populares.

Cavalier King Charles Spaniel

En el siglo XVII, al rey Carlos I y Carlos II les gustaba un tipo pequeño de perro de aguas con pelaje negro y tostado. Este Spaniel siguió siendo popular entre los aristócratas británicos hasta el siglo XIX, cuando se cruzó con pequeñas razas de perros asiáticos, lo que le dio una cara más plana y un cráneo abovedado. Luego, en la década de 1920, los criadores intentaron recrear la versión original del pequeño Spaniel basándose en viejos retratos de los perros en las mansiones inglesas y el resultado fue el Cavalier que hoy conocemos.

Springer Spaniel Inglés

Durante siglos en Inglaterra, tanto los Cocker como los Springer Spaniel (las primeras versiones de las razas actuales de Spaniel) podían nacer en la misma camada y ambos eran excelentes cazadores. En la década de 1800, se desarrollaron estándares de raza para varios tipos de Spaniel y, en 1902, el Springer Spaniel inglés fue reconocido oficialmente como una raza independiente en Inglaterra.

Bullmastiff

En la década de 1800, los cazadores furtivos tenían como objetivo las haciendas de los aristócratas ingleses. Para protegerse, se desarrolló un perro enorme, atlético y valiente que podía perseguir y atrapar a cualquiera. Este perro era una mezcla de bulldogs y mastín, de ahí su nombre. Era lo suficientemente grande para ser intimidante, pero lo suficientemente inteligente y leal para seguir órdenes.

Cocker Spaniel Inglés

Los primeros Cocker Spaniel ingleses nacieron en las mismas camadas que los Springer Spaniel más grandes. A medida que las razas de Spaniel se solidificaron en el siglo XIX, se desarrolló el estándar de raza para el cocker inglés. Luego, a principios del siglo XX, los criadores estadounidenses desarrollaron un ejemplar aún más pequeño, con una cabeza más pequeña y un cráneo con una cúpula más prominente.

Airedale Terrier

Los terriers de Airedale pueden rastrear sus raíces hasta Aire Valley, en el norte de Inglaterra. En la década de 1800, los trabajadores de fábricas y molinos criaron a estos grandes terriers para que fueran perros de caza inteligentes, duros e intrépidos. El Otterhound, varios tipos de Terrier, Setters, Retrievers y pastores entraron en la composición de Airedale. Esto creó un perro versátil que era bueno con la caza en tierra y en el agua.

Lebrel

Durante la década de 1800, los mineros del carbón en Inglaterra querían participar en la caza y las carreras de perros. Sin embargo, no podían permitirse el lujo de tener perros grandes como el galgo. Así que criaron un perro más pequeño que era tan bueno como atleta y cazador. Es probable que cruzaran galgos con terriers pequeños, pero rápidos, lo que dio lugar a este perro pequeño y veloz. La versión moderna sigue siendo ultrarrápida y tiene un fuerte instinto de presa.

Bull Terrier

Los bull terriers comparten los mismos ancestros que los bulldogs actuales. En la década de 1800, los bulldogs se cruzaron con razas de terrier para crear luchadores fuertes y enérgicos. El bull terrier surgió de estos cruces y fue utilizado en peleas ilegales de perros. Sin embargo, también se convirtió en un popular animal de compañía, lo que llevó a los criadores a suavizar su apariencia y endulzar su temperamento.

 

Fuente: LA VANGUARDIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.