La temporada de exposiciones del Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” continúa con una nueva propuesta que reúne dos muestras individuales: las pinturas “Disciplina y lenguaje”, de Martín Bustamante; y la serie de dibujos “Tiempo y silencio”, de Claudio Osán. La inauguración será el próximo sábado a las 20, en el espacio ubicado en San Martín 2068, como parte de la extensa programación que brindarán simultáneamente más de 60 espacios de la ciudad, en la novena Noche de los Museos. En ese marco, a las 21, está prevista una visita al pie de la obra, a cargo de Bustamante y Osán, y actividades lúdicas de pintura y dibujo.

La exposición, organizada por el Municipio, cuenta con la colaboración de Pilay y Red Sport, que facilitaron obras de ambos artistas. Hasta el 30 de junio se podrá recorrer la exhibición: de lunes a viernes de 8.30 a 12.30 y de 16 a 20, sábados de 9.30 a 12.30 y de 17 a 20, domingos y feriados de 17 a 20. Siempre con entrada libre y gratuita.

Vale destacar que el sábado a las 18, se podrá participar también de un “Encuentro con artistas y gestores culturales en Santa Fe”, con referentes del Fondo Nacional de las Artes, que organizan la actividad junto al Gobierno de la Ciudad.

La sustancia de la obra

En una reflexión sobre su práctica, Martín Bustamante afirma que su exploración acontece “dentro del campo de la pintura, y es la pintura en sí el objeto de un interés que permanentemente se renueva”. La concibe, “como un lenguaje arquetípico constitutivo de lo humano no supeditado ni susceptible de traducción a ningún otro lenguaje.

Una plenitud de sí misma, en sí misma, plenitud de las cosas pictóricas que solo pueden decirse en el propio lenguaje de la pintura, y que tienen profunda significación para la vivencia humana.

Con suerte la pintura acontece en el proceso del pintar, un proceso dinámico de construcción, hallazgo, descubrimiento, inventiva y síntesis en la que diversas dimensiones complejas se hallan implicadas.

El producto del proceso, lo que queda, en donde quedan todas las huellas, atestigua ese proceso.

Me interesa cómo estas diferentes dimensiones cohabitan, coexisten, coagulan en una obra que las sintetiza y las reúne de modo coherente en sí misma, siendo ese punto de encuentro y esa coherencia, que de algún modo misterioso acontece, la sustancia misma de la obra”.

Ausencia y presencia

Sobre su serie “Tiempo y silencio”, Osán considera que el objeto central es la silla, “como elemento de diseño en sus múltiples formas, desde la austera silla de madera –simple y tosca-, hasta el suntuoso sillón mullido y elegante. Pero por sobre todo se destaca el poder simbólico de los mismos y las múltiples connotaciones que de ellos se desprenden”.

Continuando su argumentación, el artista sostiene que “la idea que generan las obras es el concepto de Ausencia. Ausencias y presencias parecieran ser las dos partes de una misma situación. La soledad, el tiempo y el silencio representados en los espacios amplios, crepusculares a veces, indefinidos en otros. La línea horizontal puede ser el encuentro del piso y la pared o puede ser el horizonte lejano, el espacio infinito. Los pájaros aparecen nuevamente; rondan las figuras como presencias de otro tiempo, como recuerdo de lo natural.

La carencia de color en la mayoría de las obras y la deliberada simetría  intensifica el dramatismo y genera a la vez una tensión contenida.

Testimonios de un espacio ido, anacrónico, surreal, donde se expresa crudamente la metáfora de la ausencia. Los personajes están ahí, sabiendo que los están observando mientras que lo demás fluye atemporal y silenciosamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.