Función Santoto 059_result

Después de su gira por Europa, la obra escrita y dirigida por Alberto Serruya volverá a presentarse ante el público local el próximo 22  y 29 de agosto a las 22 en la Sala Marechal del Teatro Municipal.

El teatro santafesino trasciende continentes

Movilizados por el sueño de poder llevar la obra a su tierra de origen, Alberto Serruya y su productora, Cecilia Wilgem, tras innumerables gestiones, e-mails y solicitudes lograron trasladar “Los Puros” al continente Europeo, primero a la Casa Argentina en París y luego al Colegio Mayor de Madrid. Hoy, regresan a suelo santafesino y reponen su obra que ya visitó en viejo continente.

 

“Acabas de cumplir 82 años. Has encogido seis centímetros, no pesas más de 45 kilos y todavía guardas la gracia deseable de la hermosura. Hace 58 años que estamos juntos y te amo más que nunca. Hace poco me he vuelto a enamorar de vos y llevo en mí, lleno de nuevo un vacío devorador que sólo colma tu cuerpo apretado contra el mío.”

“Carta a D.” – André Gorz

 

Corría el año 2007 cuando una noticia sacudió a Alberto Serruya:

  “El 22 de septiembre  fueron encontrados los cuerpos sin vida de André y su esposa en su casa de Vosnon. En su último libro Carta a D. afirmaba: ‘Nos gustaría no sobrevivir a la muerte del otro. Nos hemos dicho a menudo que, si tuviésemos una segunda vida, nos gustaría vivirla juntos’.”

 

Este relato informativo despierta el interés de Alberto a investigar y desear poder compartir la historia desde lo que sabe hacer: la dramaturgia.

 

El relato

Los Puros relata el último día de André Gorz y Dorine Keir, Gorz es un austríaco emigrado de la época de la segunda guerra mundial a Francia, y Dorine una inglesa que también recae en Francia, se conocen, se enamoran y se casan. Él, compañero de Sartre en la revista “Los tiempos modernos” y observador del periódico “Le nouvel observateur”, ella su incondicional colaboradora y compañera. Vivieron amorosamente 58 años juntos, en un momento Dorine queda postrada en una cama, pero conserva intacta sus facultades mentales, ante este hecho, André decide mudarse al interior de Francia, a Vosnone, donde cuida amorosamente veinte años de ella, dedicándose pura y exclusivamente a eso, a cuidarla. Un día previendo que alguno de los dos se iba a tener que ir, sellan este pacto de amor que consiste en suicidarse doble y mutuamente, dejando dos cartas, donde solicitan que no se culpara a nadie, que ha sido una decisión de ellos.

 

El encuadre

Empecé a escribir la obra y me pareció que, básicamente, tenía que tratar de encontrar un marco en el que esta historia transcurriera – nos cuenta Alberto –, el marco iba a ser un día en la vida de ellos, pero no iba a ser un día cualquiera, iba a ser el último día. Enseguida me di cuenta que no quería hablar de la muerte, que en realidad lo que yo quería era hablar un poco de la vejez, el amor y la enfermedad, por eso la obra se llama “Los Puros” y tiene un subtítulo que es “Una noche de amor”.

 

Los personajes

Tres personajes en escena, André (Marcos Martínez), Doríne (Adriana Rodríguez)  y la voz de María Victoria Dávila, personaje que interactúa con los dos actores sin cambiar diálogo. La música, un personaje ambiguo que genera incógnita en el espectador abre una ventana permitiendo trabajar con otros materiales fuera de la palabra. María Victoria, con vestuario de Facundo Ternavacio y Federico Cuenca, da inicio y fin con su voz enmarcando así la acción teatral propiamente dicha.