Quedó inaugurada la muestra del artista plástico Gustavo Wedertz en el hall de la Legislatura provincial. La iniciativa fue impulsada por el diputado de Santa Fe, Paco Garibaldi. Es con entrada libre.
Por iniciativa del diputado de Santa Fe Paco Garibaldi se expone en el hall central de la Legislatura provincial la muestra del interiorista y artista plástico Gustavo Wedertz. La propuesta tiene como contexto la discusión de la ley provincial de educación donde introduce, desde la mirada del artista, una crítica a la educación tradicional.
Durante la inauguración, y ante un concurrido marco de público, Garibaldi reconoció que “siempre es una alegría abrir las puertas de la legislatura para actividades que trasciendan la labor legislativa. Usamos este espacio para charlas, debates, reconocimientos, y hoy para alojar estas obras. Y también es una alegría que en esta muestra tengamos también, desde el arte, una mirada de la educación, en este caso interpretada por la paleta de colores y la creación de Gustavo Wedertz”.
“En Santa Fe estamos llevando adelante un proceso histórico para discutir y construir la ley de educación de provincia. Hasta hoy tenemos la participación de más de 1 millón de santafesinos que sumaron sus aportes, estuvieron en jornadas de trabajo, participaron de rondas de dialogo, charlas y debates. Y hoy desde acá estoy convencido que también estaremos sumando, con una mirada particular y crítica, un aporte más a esta construcción”, finalizó Garibaldi.
Sobre la muestra
“Producto Bruto Interno” presenta una serie creativa enmarcada en una particular mirada del artista sobre los procesos escolares y sus huellas, con un contenido anclado en la historia. En ella abundan los sentidos que invitan a múltiples lecturas aunque la misma, por un lado, opera con tecnicismos propios de lo contable como: PBI, plazo fijo, rehabilitación, remanente, industria nacional, entre otros. Por otro lado acerca y asocia a la plástica simbólicamente a través de las economías.
Wederz reconoce que ” Lo escolar no sucedió ni acontece sólo en la escuela como edificio material sino y sobre todo, en el imaginario de un pueblo que se resiste con lo más genuino a ser domesticado, la materia prima de esta manufactura por momentos oscura, el más íntimo juego de los sujetos”