muestra colectiva MMAV

El próximo viernes 15 de agosto a las 20:00 quedará inaugurada una muestra en la que Susana Ocampo, Claudia Perrotta y Roberto Saez expondrán sus obras en una muestra colectiva donde el Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” renueva su propuesta y reúne las obras de tres artistas: Susana Ocampo con las obras de “Tendré que deshojarme margarita”, Claudia Perrotta con su serie “Jane/Todas ellas”, y Roberto Saez con “Símbolos antológicos”. Vale mencionar que esta exposición forma parte del ciclo de muestras Cerveza Santa Fe, con el apoyo de Tersuave y la Asociación Amigos del MMAV.

 

01-MMAV-Susana-Ocampo-Los-juegos-invisiblesTendré que deshojarme margarita | Susana Ocampo

Las pinturas y objetos de Susana Ocampo invitan a “deshojarse, desprenderse de prejuicios y ataduras”. En palabras de la artista: “la propuesta sería ‘perderse’ y tratar de ‘encontrarse’ o no, en pinturas de paisajes y personajes que transitan esos espacios”.
“Existe una búsqueda dentro de una diversidad y de un relato propio, interno, que busca interlocutores que jueguen su propia historia. No hay un camino trazado por el que transiten más seguros. Quedan abiertas las puertas, y las respuestas que generen más preguntas. La posibilidad de armar relaciones entre diferentes propuestas aparentemente arbitrarias. De alguna manera está presente el juego y el azar, que nunca lo es, solo que tiene una lógica que no alcanzamos a comprender y que puede provocar una cierta extrañeza: la vida como un rompecabezas”.

 

 

04-MMAV-Claudia-Perrotta-Serie-JANE-TODAS-ELLAS-110-x-120-cm.-Técnica-mixta-sobre-tela-2014-Obra-Isadora-DuncanSerie Jane/Todas ellas | Claudia Perrotta

Por su parte, Claudia Perrotta presentará una serie de obras en técnica mixta sobre tela que comenzó a desarrollar en el año 2012 y que continúa en la actualidad. Con relación a esta producción, Juan Canavesi señala que “Claudia Perrotta se sumerge e involucra no sólo en el espacio pictórico, la luz, el color, el movimiento: indaga en el género. Las formas expresivas no son más que el resultado de sus reflexiones estéticas acerca de la problemática que aborda. La mujer, mujer-esclava, mujer-mercancía, malquerida, santa, prostituta, adivina, maestra, madre, obrera, paridora de la especie”.
Y agrega, en relación a la temática y los recursos expresivos empleados que “la artista explora e investiga con empastes de color, el collage, la superposición, la transparencia y el grafismo sugerente y violento, con pedazos de telas; pedazos, tal vez de ropas que aún guardan la energía de quienes la usaron, y moldes de costura que adquieren múltiples significados, moldes que representan la ausencia, ausencia que aún predomina de la fuerza de alguna de estas mujeres representadas, conformando un abanico tempestuoso de acontecimientos políticos, sociales y culturales en el cual ellas fueron y siguen siendo protagonistas”.

 

06-MMAV-Roberto-Saez-Germinal-Encáustica-sobre-lienzo-150x140cm-2004Símbolos antológicos | Roberto Saez

El tercer artista convocado para esta muestra colectiva es Roberto Saez, quien presentará obras producidas con la técnica encáustica, cuyos orígenes se remontan al Antiguo Egipto y se caracteriza por el uso de la cera como aglutinante de los pigmentos. Sobre “Símbolos antológicos”, el propio Saez afirma que “por medio de mis propios símbolos internos y otros adoptados de la Simbología Universal pretendo crear imágenes que motiven al espectador a recorrer sus propios laberintos, aludiendo a lo evocable de su inconsciente, para encontrar un significado íntimo percibido en su Ser, en su Alma. Cada uno posee una llave maestra con la que es posible abrir las innumerables puertas que conducen a la propia exégesis de los distintos tópicos de una imagen simbólica, aparentemente hermética”.
“Como en la alquimia, Roberto busca en el oficio, la piedra filosofal o el elixir rojo, logrando la transmutación mediante una elaboración devota que con la guía de su objetivismo, casi científico, intenta comprender y ordenar su universo. Dueño de los temas que relampaguean en su interior se siente recompensado siendo él mismo”, aportó en un texto crítico sobre esta obra, Miguel Carlos Sahade.