YEA_0071

Pioneros de la gastronomía de Candiotti

Un nombre que agrupa tres espacios ubicados en este tradicional barrio santafesino. Con diferentes propuestas en sus menús: Paladar Negro, 33 Restó y Paladar Club lograron afianzarse y ponerle el sello propio a la comida fuera de casa.

Luego de recibirse de licenciado en Comunicación Social, Martín Vidal comenzó su viaje por el mundo, lo que se convertiría también en un viaje cultural al interior del mundo gastronómico. “Me interesaba poder hacer comunicación viajando y contando las culturas a través de la comida como uno de los aspectos más elegantes. Después, junto con Santiago, pudimos sintetizar todo eso a través de Paladar Negro”.

Este espacio, ubicado en la esquina de Balcarce y….frente a la Plaza Pueyrredón se constituyó en uno de los primeros lugares que le dio entidad a la variedad gastronómica de barrio Candiotti. Le dieron una vuelta a la tradicional picada de milanesa y papas fritas y comenzaron a ofrecer una variedad única que luego de casi 6 años ya es un clásico.

“El lugar originariamente era muy chico entonces dijimos ofrezcamos tablas de quesos y fiambres de buena calidad, sándwich con pan casero, ensaladas. Esos fueron nuestros caballitos de batalla desde el inicio y hoy son las cosas que más se venden. Cimentamos nuestra historia a partir de la honestidad de los productos que laburamos y en hacer hincapié en muy buena materia prima. En cada una de nuestras picadas tenemos seis quesos y seis fiambres diferentes, buscamos proveedores y realizamos una selección de productos”, cuenta Martín.

El Restó y Paladar Club

A medida que se iban afianzando y creciendo, la gente les demandaba diversidad en sus productos y platos más elaborados. De esta forma, comenzaron con 33 Restó, sobre calle…al lado de Paladar Negro.

Con respeto a la propuesta de este lugar, Martín dice: “En este espacio ofrecemos platos elaborados pero no comida gourmet, porque no tiene la pretensión de gusto a poco, sino que está pensado para un paladar como el nuestro. Son platos detrás de los cuales hay una persona que pensó y manipuló alimentos con un criterio estético, de elaboración y pensado; donde las cosas no están hechas azarosamente”.

Y una vez que el Restó se afianzó, surgió Paladar Club en el Club Regatas y se constituyó en una suerte de patio cervecero, que sintetiza los otros dos espacios gastronómicos de Martín y Santiago. Allí se pueden probar las pizzas, las tablas, hay una parrilla a la vista y también se llevan a cabo eventos, como casamientos, cumpleaños y recitales.