Con nuevo formato respecto de la edición anterior, se realizó en agosto el segundo Encuentro en Danzas. Después de una semana de clases intensivas en el Teatro Municipal 1º de Mayo, con la participación de maestros internacionales y un festival de compañías de danza locales, la programación finalizó con la tercera Gala Santafesina de Ballet titulada “Raíces”. Fragmentos de coreografías clásicas y puestas más experimentales, se ensamblaron en una noche que celebró a la comunidad de la danza santafesina.

Es un sábado de agosto y, en la peatonal, el invierno resiste frente a la tibieza del sol de mediodía. En la Sala Marechal suena el acordeón de Chango Spasiuk con “Mejillas coloradas”, en la versión que sonó unos años atrás en el Teatro Colón. Margarita Fernández, directora de la Compañía Nacional de Danza Contemporánea, brinda una clase para 40 bailarines y bailarinas de Santa Fe. Con los pies descalzos, ellos siguen la coreografía de la maestra y le ponen el cuerpo a esa música que trae los sonidos y el clima de una fiesta, celebrada en la polvareda de un patio de tierra colorada. “Tenemos acá cerquita el río y el puerto, pisen como si este fuera el suelo húmedo de la costa”, invita Margarita. “Estén atentos al compañero, recuerden eso que los atletas llaman inteligencia periférica”, agrega, para decir después algo que encerraba mucho más que una indicación técnica: “que el cuerpo del otro no los condicione para expresarse sino todo lo contrario, muévanse a partir de eso”. Así empezaba “Danzar Santa Fe”, fusionando dos iniciativas independientes como la Gala Santafesina de Ballet, idea de Lucía García Puente y el Encuentro en Danzas creado el año pasado por Daniel Payero Zaragoza y Julieta Taborda, en el marco de un debate nacional, que puso a Santa Fe como referencia regional del movimiento —que impulsa la sanción de la Ley Nacional de Danza—. Con el apoyo del Gobierno de la Ciudad, el encuentro reunió, del 19 al 25 de agosto, a cientos de bailarines profesionales, estudiantes de danza, público en general y maestros de Paraguay, Chile, Bolivia y diferentes provincias argentinas.

Intercambios

La Compañía Nacional de Danza Contemporánea tocó suelo santafesino por primera vez, gracias a la invitación que recibieron para abrir el festival de compañías, con la obra “Río Conmigo”, de Diego Franco, integrante de ese elenco que depende del Ministerio de Cultura de la Nación. “El espíritu federal de la Compañía nos permite conocer cómo se forman en las provincias y qué producen dentro de lo contemporáneo, pero estos encuentros son para nosotros una oportunidad de intercambio inmejorable, tanto en los talleres como en los espectáculos que podemos compartir”, remarcó Fernández después de la clase.

 

Los gestores

Durante una semana, folclore, jazz, contemporáneo, clásico, tango, hip hop, dominaron la escena del festival de compañías locales. “Queríamos que el público, que ve cierto estilo o sigue a una compañía, pueda encontrarse con otras propuestas en una misma noche, y ese mismo cruce facilitamos en los talleres”, explicaba Julieta Taborda y agregaba que “a través del Encuentro vemos una oportunidad de hablar de nuestros directores, coreógrafos, bailarines; de hacer visible el trabajo de todos los que formamos parte de la comunidad de la danza”.

En el cierre del encuentro, la Gala Santafesina profundizó la comunión de diferentes trayectorias y estéticas, conformando un cuerpo de baile de 40 figuras santafesinas que integran elencos oficiales, otros becados en el exterior y compañías locales, todos bajo la dirección artística de Lucía García Puente: “el entusiasmo que vivimos desde el inicio de Danzar Santa Fe, de esta reunión artística, colectiva, que autogestionamos desde un lugar de mucha honestidad, terminó de dar forma a esta tercera Gala”.

Como en todo emprendimiento cultural que apuesta a consolidarse en el tiempo, sus gestores ya piensan en la próxima edición: “sentimos que Danzar Santa Fe se hizo grande en esta edición y en esa línea vamos a seguir trabajando”, dice Daniel Payero Zaragoza. “Para el año que viene veremos la posibilidad llevar los espectáculos a espacios no convencionales, en diferentes formatos de tiempo y escalas; queremos plantear también espacios de reflexión, fortalecer el intercambio que se generó con países limítrofes y convocar a más compañías locales que quieran sumarse”, enumera entre otros proyectos para 2018. “Necesitamos revolucionar la escena de la danza en Santa Fe a partir de juntarnos y formalizar una agenda anual de espectáculos, donde el público se habitúe a encontrar en cartel una obra o eventos diferentes cada mes”, concluyó.

 

 

Texto: Laura Loreficcio

Fotos: Diego Gentinetta