Entrevista al Bichi Fuertes_03

El “Bichi” cordial como Santa Fe la ciudad que le encanta, respeta y elige.

Admirado por unos y respetado por otros, más allá de los colores, Esteban “Bichi” Fuertes ocupa un lugar referencial en nuestra ciudad, el de la celebridad pero también el del hombre común que elije a Santa Fe como su lugar en el mundo, en donde su vida cotidiana se mezcla con  el reconocimiento de la gente en la calle.

Fue en el año 1997 que el destino o el azar lo trajo hasta nuestras tierras y con algunas idas y vueltas, poco a poco fue aprendiendo nuestra idiosincrasia para llegar a ser uno más entre nosotros.

Colecciona mates, se reúne con sus amigos en la peña de los miércoles, acompaña la vida diaria de sus hijos y su carrera, muy lejos de haber terminado, continua con nuevos desafíos. En una charla cálida nos cuenta de su vida de todos los días.

 

TS- ¿Si no hubieras sido futbolista, qué otra actividad o profesión imaginás que te hubiera gustado tener?

BF- No sé, seguramente estaría trabajando en mi pueblo y obviamente hubiera seguido jugando al futbol, pero no de  la manera que lo hice.

TS- ¿Pero relacionado siempre al fútbol?

BF- Siempre al fútbol si, porque era mi pasión, la de mis hermanos y la de mis viejos.

TS- ¿En tu familia hay algún otro deportista?

BF- Si, tuve un hermano futbolista que llegó a primera división, en Platense, pero hay veces que uno se piensa que tiene todo, o que por jugar un partido en primera ya llegaste y él no era tan profesional, no supo cuidarse pero bueno, hoy no está arrepentido, se dio el gusto de jugar en primera división  y hoy hace su vida que nada tiene que ver con el fútbol.

TS- ¿Vos sos muy metódico?

BF- Trato de hacer una vida ordenada, de cuidarme, traté siempre de ser lo más profesional posible. Obviamente que cuando era joven me gustaba salir como les gusta a todos, pero uno sabe que tiene su tiempo para eso y cuando hay que meterle seriedad, se le mete seriedad.

TS- ¿Hoy seguís entrenando?

BF- Si, sigo entrenando, no como antes, pero ahora salgo a correr, dejo a mis hijos en el colegio muy temprano y me voy a la costanera con un amigo, me gusta correr cuando no hay nadie, pero sólo lo hago para mantenerme, no para que me digan: “Uh che que bien que estás”.

TS- Los mencionaste a tus hijos, ¿qué actividades compartís con ellos?

BF- Y ahora tengo más tiempo, pero bueno, mi hijo más grande, Cristian, se fue a estudiar cine a Buenos Aires, cosa que le encanta, después tengo a Gerónimo, que juega al fútbol en un equipo de La Salle que compite en la liga, y cuando puedo lo acompaño al entrenamiento, lo llevo, lo  traigo y después está Paloma a la que le encanta la danza, a ella la acompaño un poco más.

TS- ¿La familia tuvo que readaptarse a partir de tu retiro?

BF- No, no cambió nada, porque toda mi vida, desde que mis hijos van al colegio me levanté temprano los llevé, los fui a buscar y sigo haciendo la misma vida que antes, entonces no se modificó nada, tal vez ahora estoy mucho más, pero hay semanas que prácticamente no estoy porque trabajo para dos empresas que me lleva su tiempo, pero no el que me llevaba antes la concentración y las prácticas.

TS- ¿Tenés alguna actividad, algún hobby?

BF- Soy muy tranquilo en mi casa, lo que me gusta es compartir algún partido de paddle con amigos. Miro tenis y básquet y como hobbies colecciono mates y cuchillos artesanales.

TS- ¿Tu círculo de amigos tiene que ver con el mundo del fútbol?

BF- No, tengo amigos que son jugadores o ex jugadores de fútbol obviamente, y muchos otros que no tienen nada que ver con el ambiente del fútbol. En donde yo vivo, somos entre quince y veinte muchachos que nos juntamos todos los miércoles, primero se juega un partido de fútbol y después una peña, como se acostumbra acá en Santa Fe, la peña de los amigos de Santa Fe, y cada uno tiene su trabajo, profesiones distintas, uno tiene empresa de remis, otro es abogado, otro contador, otro es municipal, hay médicos.

TS- Variado

BF- Si, variado, y hablamos de todas cosas de la vida, no se habla solamente de fútbol, sino de otras cosas que también está bueno enterarse y conversar, como lo que se vive en el país, la realidad.

TS- Respecto de eso, ¿qué cosas te preocupan de nuestra realidad?

BF- Lo que nos preocupa a todos, hoy el tema es la inseguridad, nosotros gracias a Dios tomamos la decisión exacta de quedarnos a vivir acá porque queremos a Santa Fe, se vive muy tranquilo y no la locura que por ahí es Buenos Aires. Nosotros sabemos que si salimos de mi casa, llegamos, sea la hora que sea. Y en Buenos Aires eso no ocurre.

TS-  Tu pueblo, Coronel Dorrego, ¿es un lugar chico?

BF- Si Dorrego es un lugar chiquitito, tranquilo, obviamente, pero no sé si me iría a vivir ahí.

TS- ¿Tenés tu familia ahí?

BF- Si, mis hermanos, mi vieja, mi abuela, mis primos, mis tíos, pero no se si hoy me podría ir a vivir ahí, le estaría sacando a mis hijos la vida que ellos ya tienen armada acá, sus amigos, el colegio.

TS- De nuestra ciudad, ¿algún lugar en particular que te guste?

BF- De Santa Fe me gusta todo. Que se yo,  siempre le digo a mis amigos, Santa Fe es un pueblo grande, porque acá querés ir al centro y estás en quince minutos, querés ir al colegio, estás en cinco. Y la verdad es que a mí me gusta, me gusta todo, mucha gente se queja y dice que Santa Fe es chata. Pero Santa Fe es así, y ojalá pueda seguir creciendo, por ejemplo, si vos te fijás en la zona del puerto, eso va a seguir creciendo, es una ciudad muy linda, a mí me encanta.

TS- Tu figura va más allá de los colores que representaste, porque la mayoría de la gente acá en Santa Fe, te respeta ¿eso te ha hecho, alguna vez, pensar en involucrarte en la comunidad a través de la política?

BF- No, no, yo reconozco que me siento muy querido por el hincha de Colón y muy respetado por el hincha de Unión. Gracias  a Dios, puedo andar a cualquier hora por la calle caminando, me he cruzado con muchos hinchas de Unión que me han saludado y eso no le pasa a cualquier futbolista. Para ser político, te tiene que gustar la política y a mi es algo que no me llama la atención, prefiero hacer otras cosas.

TS- Y… ¿en Colón?

BF- No, dirigir técnicamente a Colón no lo voy a dirigir nunca, el día de mañana veré si puedo ser dirigente del Club, pero tampoco no es fácil, no es decir “voy a ser presidente” y te postulás; lleva su tiempo, te tenés que preparar, rodear de gente capacitada que quiera ver crecer a Colón, yo creo que mucho misterio no hay. Es así, sinceramente.

TS- Palermo siempre cuenta que su retiro lo había preparado con su psicóloga dos años antes, ¿vos hiciste o hacés terapia?

BF- No, no hago terapia, pero mi psicóloga es mi mujer, ella me ayudó muchísimo, conoce mis debilidades y mis virtudes, y en los últimos dos años me fue hablando, “¿estás preparado? Fijate que se termina todo, que ya no vas a ir a entrenar más, no vas a jugar más”, entonces es como que lo  hablábamos mucho. El último año le dije: éste va a ser mi último año. Me dijo: ¿estás preparado? Si. Obviamente que con todo el dolor del alma.

TS- ¿Ahora no estás arrepentido?

BF- No, para nada. Creo que tomé la decisión correcta, más allá de que todo el mundo decía que podía seguir, pero siempre recordé las palabras de un amigo que me dijo: “el día que te retires del fútbol retirate cuando estés arriba, porque todo el mundo te va a recordar bien. Cuando estás abajo es lo peor que te puede pasar, uno tiene que dejar al fútbol y no que el fútbol de te deje a vos”. Y la verdad que no estoy arrepentido para nada. Creo que viví todo lo que puede vivir un jugador de fútbol, no me puedo reprochar nada, salir campeón, jugar en primera, ser goleador de un equipo históricamente y jugar en la selección, yo creo que es todo lo que un futbolista desea, la verdad más no puedo pedir soy un agradecido, primero a la vida, después al fútbol.

TÁCTICA DE VIDA

TS- ¿Gol de penal o gol de tiro libre con barrera?

BF- Gol de tiro libre con barrera.

TS- ¿Ganar cómodo o en el minuto de descuento?

BF- A lo Colón, en el minuto de descuento.

TS- ¿Mate o café?

BF- Mate.

TS- ¿Pasta o asado?

BF- Pasta.

TS- ¿Una cábala?

BF- Siempre entré a la cancha con el pié izquierdo y cuando voy a jugar con mis amigos sigo haciendo lo mismo.

 

CREDITO: Marisa Ramos