Hay que irse, tomar distancia. El alejamiento es necesario cuando se quiere marcar una diferencia de los territorios conocidos, de los pasos repetidos. El tiempo en Colastiné Norte es distinto, y aunque unos pocos kilómetros y una laguna atravesada por el puente parecen un recorrido breve, sin dudas bastan para que al abrir los sentidos, el paisaje ya sea otro. La puerta se abre y la mirada estética se complace.

 

Luciana Orioli eligió salir de la urbe para diferenciarse e instalar un estilo. Eso la consolidó como lo que el deseo le dictó al oído: una emprendedora. Sobre una calle de arena suelta, sombreada por una arboleda añosa donde en verano montan concierto incesante las chicharras, LO Clothing se abre como una caja acristalada inundada por el perfume de los jazmines. Es un espacio pensado para que la moda se refleje en prendas que cruzan dos condiciones necesarias para la comodidad: son clásicas y modernas. Pero el local colmado de luz es el resultado de un largo proceso de vida que Luciana rememora con palabras. “Finalicé el secundario y decidí irme a estudiar Medicina pero en muy poco tiempo me di cuenta que no era lo mío, además veía que era muy sacrificado en casa poder costearme la carrera, por lo que decidí volver. Busqué trabajo en los avisos clasificados, y en el primer lugar que me presenté, quedé seleccionada. Recuerdo que con el primer sueldo le compré un par de zapatos a mi mamá, a la cual, si le podía bajar el cielo, lo hacía… El sabor de ser independiente económicamente no me lo voy a olvidar jamás…”

En esa memoria destaca algunos rasgos que marcarían sus años por llegar. La moda, la determinación, el amor, el reconocimiento y la autonomía. Hilvanados, los conceptos, definen ese carácter emprendedor que la constituye y le marca el destino. De hecho, esa inquietud que la identifica pronto la llevó a caminos nuevos: “Luego de un tiempo, decidí presentarme en otro trabajo aún más interesante, pionero en el rubro de selección de personal, donde descubrí lo fantástico que es trabajar en Recursos Humanos con el fundador de Persona, Psicólogo Joaquín Páez Allende. Paralelamente, me organicé para finalizar una tecnicatura en letras.   Con el tiempo volví a cambiar de trabajo e ingresé a una empresa reconocida a nivel nacional, donde trabajé muchos años, pero lamentablemente cerró sus puertas y todos los empleados nos quedamos sin nada. Quedarse sin trabajo es la desazón más fuerte que a una persona le puede pasar…”

Esa sucesión de transformaciones laborales le fue amoldando la idea de generar su propio espacio de desarrollo. Emprender tiene que ver con la idea de trascender los esquemas de las dependencias y hallar en la gestión propia la respuesta a la pregunta de cómo generar recursos. Entonces surgió la iniciativa de invertir los ahorros en ropa y en venderla de un modo original: “la metodología de venta era divina, nos juntábamos a comer con mis amigas de siempre y ahí, bolso en mano, todas sacaban, probaban y elegían. Fueron momentos hermosos, nunca me voy a olvidar de esa etapa.”

Tampoco olvidará, seguramente, el ciclo que siguió a esos primeros pasos, porque fue la consolidación del sueño original. A medida que crecían las ventas, Luciana sintió que debía contar con un espacio donde organizar las prendas y desarrollar el concepto de su negocio. Así surgió el local en zona de quintas y vida apacible, proyecto que fue posible gracias a un marido que la apoya, hijos que crecieron junto a sus ideas, amigas incondicionales y el recuerdo de su mamá, que no estaba físicamente pero que había dejado la impronta del impulso inicial.

El espacio de LO Clothing marca un contrapunto esencial con una propuesta de ropa urbana en un entorno natural. Textiles de calidad, estampados seleccionados con cuidado, accesorios para acompañar combinando o creando efectos impactantes, propuestas de equipos básicos, para cualquier momento del día o la noche, cómodos y frescos, pensados para mujeres activas que buscan vivir con plenitud. En tierras de la Costa se materializó un sueño que habla de su creadora mejor que nadie: con luz y alegría, color y fortaleza.

 

 

EL CONCEPTO DE UN ESPACIO EN PRIMERA PERSONA

“La vibra positiva se siente, me reconforta, trato de estar en cada detalle. Me encanta hacer tarjetas con diferentes reflexiones para que cada clienta elija cuando hace un regalo, adoro que se sientan bien, voy siempre a lo relajado. El lugar lo amerita, pies descalzos, comodidad en la ropa, cabello despeinado, cero maquillaje, la comodidad de no pensar donde estacionar el auto, todo sin contracturas pero con la suerte de elegir el outfit ideal para cada una. Apuesto siempre a más, está en mis planes crear una línea de ropa sencilla para el verano, a expandirme con una tienda on line y tener siempre desafíos constantes. Me gusta todo lo relacionado al marketing digital (me capacito permanentemente). Me hago el espacio necesario para tomar clases de baile, pilates o salir a caminar. Adoro las actividades al aire libre, la decoración, disfrutar de mi familia, mi casa, mi jardín y tener amigas de muchos años. Soy eternamente agradecida, me considero una emprendedora, con carácter para afrontar tormentas, pero que puedo avanzar porque tengo el amor permanente de mi familia y amigos. Sin ellos estaría aletargada. Considero que nunca debés quedarte con el pensamiento de no haber intentado algo, no digo que sea fácil, pero si podés soñarlo, podés lograrlo. Hay que darle la importancia que se merece a nuestra intuición, por eso una de mis frases favoritas es que tus sueños te lleven ahí, donde tu corazón es feliz.”

 

LO CLOTHING

LAS TALAS 6580, COLASTINE NORTE

TEL: 342 5147022

De lunes a viernes de 16:00 a 20:30hs. Sábados 9:30 a 13:00 y 16:30 a 20:30hs.

 

FACEBOOK: LO Clothing

INSTAGRAM: lo_clothing

PINTEREST: lo_clothing

ONLINE STORE (proximamente): www.loclothingstore.com.ar

 

Texto: Fernando Marchi Schmidt

Fotos: Pablo Aguirre

Maquillaje: Mariana Gerosa

Nombre de edición: Perfiles y personajes

Edición: N° 70

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.