En su biografía de Twitter aclara que es “radical, no gorila”. Milita desde los 14 y hace muchos años ya que se identifica dentro del Frente Progresista Cívico y Social, fue concejal en Santo Tomé desde 1997 hasta 2007. Luego fue intendente de esa ciudad en dos períodos (2007/2015). Desde el 2015 es diputado provincial y aspira a renovar la banca. En referencia a las próximas elecciones anticipa: “Considero que están dadas todas las condiciones para que el Frente vuelva a gobernar 4 años más”.

***

Joan Manuel Serrat suena de fondo. En una de las paredes del comedor hay 2 cuadros colgados y uno apoyado, todos de un reconocido artista santafesino. También hay una mesa ratona poblada de libros y revistas. Sin embargo, el objeto que llama la atención en esa casa luminosa es una especie de muñeco pequeño colocado sobre un aparador. Hace falta acercarse para ver que es una réplica de la persona que marcó la vida y la militancia de Fabián Palo Oliver. “Un amigo peronista fue el que me regaló esta pequeña figura de Raúl Alfonsín. Ahora soy yo quien las regala a los amigos, a los militantes radicales, a todos aquellos que tengan respeto y admiración por Alfonsín”, cuenta Palo Oliver y añade: “Yo siempre dije —y lo sostengo con el tiempo— que soy radical por Alfonsín. Si él no hubiese tenido el protagonismo que tuvo, primero en la Unión Cívica Radical y después, obviamente, con la recuperación de la democracia, no hubiese sido radical”.

TS —¿Y el radicalismo en la actualidad?

PO —Particularmente, no me siento contenido por la dirigencia radical desde hace mucho tiempo y, obviamente, tampoco me siento contenido por Cambiemos. Siempre estuvimos convencidos de lo que representa Macri. Siempre estuvimos convencidos de que para Alfonsín, Macri era un límite. Así que tratamos de honrarlo a Raúl también con coherencia. Él era un hombre que creía en la socialdemocracia. El radicalismo no es un partido, o no debería ser un partido, que represente al liberalismo. En política la incoherencia se paga. Los principales dirigentes de la Unión Cívica Radical: Ernesto Sanz, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, por ser funcionales al gobierno de Cambiemos, por no interpelar al Presidente, creo que la historia los va a juzgar igual que lo va a juzgar a Mauricio Macri, como uno de los gobiernos que fueron más perjudiciales para las mayorías populares de la Argentina. A estos dirigentes radicales, también se los va a juzgar justamente por eso; por haber traicionado la bandera del radicalismo, los postulados del radicalismo, la doctrina y, sobre todo, a Raúl Alfonsín.

TS —¿Cómo ves la campaña electoral a nivel provincial?

PO —Creo que la disputa va a estar entre el candidato del Frente Progresista Cívico y Social, Antonio Bonfatti, con el triunfador de la interna del peronismo. En ese marco, el frente tiene muchas posibilidades de volver a gobernar la provincia por 4 años más. El nivel de ponderación que tiene el gobierno de Miguel Lifschitz y el Frente Progresista es muy alto. Se lo ve como un gobierno activo, que ha invertido en obra pública como nunca antes se había hecho. Hay indicadores que hablan por sí solos: hay obra pública estructural, no maquetas. Por esos motivos, considero que están dadas todas las condiciones para que el Frente vuelva a gobernar 4 años más.

TS —¿Cómo se inclina la balanza en los comicios?

PO —Lo que tenemos que hacer es confrontar modelos. Está claro que en el peronismo no todo el mundo está cómodo. Sobre todo, aquellos sectores que acordaron con Omar Perotti cuando siempre lo habían negado. Esto lo digo con todo el respeto que nos merece por su trayectoria. Es una persona preparada, esto nadie lo puede negar. Pero, realmente, la provincia de Santa Fe necesita seguir por la senda del crecimiento, por la senda de las oportunidades, de la conquista de nuevos derechos. Si nos ponemos a repasar cada una de las áreas, realmente, el Frente ha hecho mucho y esto es lo que tenemos que discutir con el peronismo.

TS —¿Crees que van a pesar electoralmente temas como el aborto legal?

PO —Yo creo que sí. El papel que está jugando la iglesia, no solamente la católica, sino también sectores del credo evangelista es muy fuerte. No entienden que lo que pretendemos, los que estamos a favor del aborto legal, seguro y gratuito, es que se discutan políticas de Estado. Pero hay un sector que no comprende esto. Y deja en evidencia el rol que ha tenido —sobre todo— la iglesia católica en las políticas estatales. Está claro que hay que separar a la iglesia del Estado. En este sentido, el Frente Progresista impulsa esta dura discusión —que, además, incluye la paridad de género, la nueva Ley de Educación que, lamentablemente, está trabada en el Senado, y la Educación Sexual Integral (ESI), que está dentro de la nueva ley de educación—. Son discusiones que hay que dar sin medias tintas, con humildad, sabiendo escuchar. Pero nosotros vamos con mucha convicción en ese sentido. Me parece que la posición de Perotti, en aquel debate histórico en el Congreso por la legalización del aborto, tiene más que

ver con la especulación que con defender convicciones. Fue muy triste el papel del Senador; no solamente en esa discusión. Para mí la abstención no es un voto que tenga que ser habitual en un cuerpo colegiado. Volviendo a la campaña electoral, sabemos que hay afiches con pintadas “no te voto por abortista”. Lamento que la discusión sea en esos términos porque termina siendo una agresión a las ideas.

TS —¿Cómo te ves después de las elecciones?

PO —Tengo el honor de conformar la lista que encabeza Miguel Lifschitz como candidato a diputado provincial. Estoy en el séptimo lugar, es un lugar muy importante y, prácticamente, es un hecho que voy a ser reelecto; así que el 10 de diciembre, seguramente, voy a estar jurando por 4 años más en la Cámara de Diputados. La verdad es que estamos muy tranquilos y contentos. Junto a mi equipo de trabajo, terminamos los tres primeros años dentro de los diez legisladores que más proyectos de ley hemos presentado, el año pasado estuvimos en la cuarta posición marcando una agenda variada pero, fundamentalmente, nos interesa trabajar lo que tiene que ver con lo ambiental. Tenemos una posición muy definida con los agrotóxicos, distinta de la que tiene la mayoría dentro del Frente Progresista, pero respetan nuestra posición. Además, trabajamos intensamente en lo relacionado con la Ruta de la Forestal como corredor turístico. Lo vinculado con la protección a la agroecología ocupa un lugar muy importante en nuestra agenda de trabajo. Y además, como legislador oficialista, tratar de que el gobernador tenga las herramientas necesarias para poder implementar sus programas de gobierno. Tenemos que sentirnos orgullosos de que el Frente Progresista, y en particular Miguel Lifschitz, hayan cumplido todo lo que propusieron.

TS —¿Cómo lo ves a Miguel Lifschitz en esta coyuntura?

PO —Creo que Miguel tiene la enorme responsabilidad, junto con otros dirigentes, de tener la inteligencia, la capacidad, la humildad, la generosidad de construir un frente que sea lo más amplio posible y que permita derrotar en las urnas a Cambiemos. La responsabilidad es de todos los actores opositores. No nos podemos dar el lujo de que cualquiera de los armados electorales termine siendo funcionales al macrismo y, en este sentido, me parece que Argentina necesita de un gran acuerdo nacional, que permita recuperar la Patria. Está claro que Mauricio Macri y Cambiemos van a dejar un país mucho peor del que recibieron en 2015. Los indicadores demuestran un rotundo fracaso del gobierno Nacional. Por eso, insisto, hay que ser muy inteligentes, muy generosos y ojalá que podamos encontrar esos denominadores comunes para ser un gran frente, que permita derrotar a Cambiemos en las urnas.

Texto: Guillermo Capoya

Fotos: Pablo Aguirre

Maquillaje: Mariana Gerosa

Nombre de sección: Perfiles y personajes

Edición: N° 72

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.