Del interior santafesino a la capital provincial, de la carrera de ciencias económicas a la ambientación de fiestas,del gusto por los muebles a una empresa familiar pujante con una década de vida. El camino transitado por Alberto Ganem lo ubica, en este presente, al frente de un emprendimiento que pone su acento en los lazos personales.

Alberto Ganem nació en Videla, una localidad santafesina con menos de 3000 habitantes, con la que mantiene una relación afectuosa y de visitas periódicas. Hijo de un sastre vinculado a la vida cultural del pueblo y de un ama de casa, Alberto viajó a Santa Fe para estudiar ciencias económicas. No terminó la carrera pero los números estuvieron vinculados a sus primeros trabajos, hasta que hace 10 años comenzó formalmente su actividad como ambientador de fiestas. ¿Cuándo surgió esta vocación? Quizá estuvo latente siempre. “Desde chico me gustaron los muebles, el mobiliario antiguo —afirma—. Tenía debilidad por los sillones de living. Ahora lo recuerdo, entiendo y relaciono”.

Durante la entrevista, hay sobre el escritorio una corona de hierro. El adorno con aires monárquicos no está ahí por casualidad o azar, si no como una especie de sello de la empresa. “En todas mis intervenciones está la corona de una u otra manera —explica— reflejada en una tarjera, grabada en el respaldar de una silla, en una servilleta. Es signo de que esa noche la persona agasajada es reina o rey”. La firma Alberto Ganem Ambientaciones Especiales tiene como objetivo la creación de ambientes con un toque particular, para clientes con los que se prioriza la relación humana. “Tratamos de que todo sea muy personalizado”.

“Yo soy la cara más visible —aclara Alberto— pero es un emprendimiento familiar”. Su esposa Liliana, contadora y directora de una escuela privada, es quien lleva adelante las finanzas y María Albertina, la hija mayor de ambos, se incorporó hace un tiempo a la actividad. “Estudia diseño gráfico y hace toda la parte de impresión. Ofrecemos folletería, entre otros aportes extras. Es una especie de valor agregado con el que marcamos la diferencia”. Gerónimo, el hijo menor, aún no es parte activa de la empresa aunque ya empezó a incursionar a través de la fotografía.

Aún cuando trabaja en equipo, Alberto toma a su cargo exclusivo algunas actividades. “Los arreglos florales los hago yo en mi depósito, con flores que recibimos de Buenos Aires”. La línea estética de la empresa es romántica, según define su titular, con velas y flores naturales como elementos habituales. Esa marca de estilo no les impide hacer adaptaciones o cambios cuando el gusto del cliente transita por carriles diferentes. Para ellos, la persona agasajada es la verdadera protagonista y el respeto a sus intereses, una prioridad.

“Hay todo tipo de clientes. La mayoría tiene ciertas ideas, fundamentalmente de colores, y elegido el salón. También, hay quienes traen propuestas difíciles de concretar acá o muy costosas. Entonces, hay que trabajar por alternativas”. El empresario conoce la mayoría de los salones y sabe con qué cuenta cada uno y qué debe aportar desde su equipamiento. Las fiestas temáticas, menos habituales, requieren de un proceso de estudio e investigación. “Tratamos de crear un lazo con el cliente. La ambientación pasó a ser algo esencial del evento, junto con el catering y la música. Nosotros lo acompañamos durante toda la preparación”. Alberto cuenta que el proceso suele durar un año y que la relación, muchas veces, va más allá del gran momento. “Es lindo que te llamen al día siguiente y te digan que todo salió muy bien”.

En el trayecto de reconocimiento de la empresa, la difusión de boca en boca ha sido esencial. No solo por las referencias de los clientes o de los invitados, sino también por la de los responsables de los salones. “Saben cómo trabajamos, nuestro ajuste a los horarios, la limpieza con la que dejamos las instalaciones y nos recomiendan”. Alberto reconoce el valor actual de las redes sociales, lo que los llevó a ubicarse tanto en Facebook como en Instagram. Pese a la exposición social de su emprendimiento, Ganem es una persona tranquila y de perfil bajo. Afirma que le encanta recibir gente en su casa y que, como si fuera el mayor agasajo, prepara cada detalle. “Es toda una ceremonia”.

En cuanto a los proyectos, responde: “siempre los tengo. Trato de perfeccionarme en cursos, miro a la competencia, no para copiar pero sí para aprender. Continuamente hay desafíos, necesidad de inversión y de actualización”. Con la experiencia acumulada en 10 años, tiene claro cuántos eventos puede tomar por semana y cómo distribuir la energía entre todos ellos. Así, la responsabilidad hacia el cliente sigue siendo el eje de su emprendimiento.

Facebook: Alberto Ganem

Instagram: ag.ambientaciones

Teléfonos: 3424392846 – 4743738

albertoganemmail.com

Texto: Julia Porta

Fotos: Pablo Aguirre

Maquillaje: Mariana Gerosa

Nombre de sección: Empresas y servicios

Edición: N° 73

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.