No solo se renovó la fachada del local, ubicado en Urquiza 1438, sino que creció la propuesta. Abre la puerta Milagros, estudiante de arquitectura y nueva integrante en esta  nueva etapa que decidieron emprender las hermanas Giura. Con amabilidad, la joven estudiante de arquitectura nos invita a recorrer un espacio, en el que predominan las sillas y los nuevos productos que se hallan distribuidos en distintos recovecos. “Musas, más que sillas” ya es una nueva propuesta instalada en la ciudad de Santa Fe.

Reabrieron sus puertas el 27 de agosto, con una inmensa vidriera que exhibe desde sillas hasta objetos personalizados de decoración, la nueva apuesta. “Quisimos darle al lugar un valor agregado y ofrecer algo más que mobiliario. Desde hace veinte años vendíamos solamente sillas. Después, fuimos agregando otros equipamientos pero siempre tuvimos el espíritu de pensar en una forma más integral la decoración”, cuentan Analía y Rosana Giura, reconocidas arquitectas y propietarias del local. “Nos estamos arriesgando a una idea inicial que tuvimos, y es la de diseñar cosas diferentes a las que ofrece el mercado. De hecho, siempre trabajamos diseñando muebles a medida o con estéticas particulares de acuerdo al cliente”, agregan.

Si bien las dos viven de la construcción, la nueva apuesta tiene que ver con poder ofrecer objetos de decoración exclusivos y particulares, en el local que se ubica delante del estudio profesional. “En los últimos años, necesitamos mejorar lo edilicio. Por eso, renovamos todo el edificio y, con ello, las lógicas de venta y oferta, y nos fuimos metiendo sin querer en el interiorismo de las construcciones”, cuentan.

Analía está más encargada de la obra en la calle y Rosana del interiorismo. “Muchas veces la iluminación o los muebles no se corresponden con una obra. Como profesionales, hay una serie de cuestiones que nos encanta siempre cuidar; como por ejemplo, que la iluminación sea armoniosa y el mobiliario esté en escala”, apuntan, agregando que “no todos los lugares son iguales y siempre tienen que adaptarse a la persona que va a habitar ese espacio, por eso no imponemos la estética que a lo mejor es la preferida. Trabajamos adaptándonos a presupuestos y al mobiliario que mucha gente trae con recuerdos, y hay que saber combinar con los nuevos. Cada  interiorismo, organización o equipamiento tiene una lógica diferente, que hay que entender, y sobre la cual trabajar”.

Los objetos de decoración que ofrecen son diseñados por ellas y materializados por un grupo de artesanos con quienes tienen afinidad y trabajan en conjunto. La propuesta incluye serigrafía, bordados,manteles pintados a mano, almohadones pintados y bordados, vajillas con diseños exclusivos y telar. “Es muy valioso haber podido sumar gente al proyecto, que se ha comprometido en hacer productos exclusivamente para nosotras. Cada uno de ellos se siente estimulado y les gustó mucho que nuestra propuesta fuera diferente a la de otros comercios. Por supuesto que la intención es tener mucha más mercadería de la que tenemos, pero este tipo de producción no seriada demanda muchísimo tiempo de trabajo”, dicen.

Nombre de sección: Interiorismo

Fotos: Ignacio Platini para Estudio Fotográfico Mario Platini

Edición: Nº 66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.