Andrea Valsagna es Secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia de la ciudad de Santa Fe. Recibe a TODA en el Club de Emprendedores, uno de los espacios de Santa Fe Activa, para dialogar sobre cómo viene ganando terreno el cambio de paradigma, que posiciona al emprendedor como protagonista de una economía del futuro que ya está entre nosotros.

 

TS —¿Cómo se gesta la idea de un Club de Emprendedores?

AV—Hicimos un compromiso con muchas instituciones de la ciudad para fortalecer el ecosistema emprendedor, lo cual significa fortalecer las capacidades que la ciudad ya tiene. El municipio tiene un espacio de economía social, que es con el que estamos trabajando, pero también están el clúster de los cerveceros, el polo de diseño que ha crecido muchísimo, el sector de las TIC y, estamos impulsando ahora, un clúster de empresas verdes. De este trabajo articulado, nació un poco la idea y aprovechamos un fondo del Ministerio de Producción de Nación para hacer el Club de Emprendedores. Es un espacio bien ubicado, que tiene mucha visibilidad y viene a ser ese lugar donde uno puede venir y preguntar qué puede hacer con esa idea que tiene. Tiene que ser un lugar activo, en movimiento. Nos inspiramos en el modelo “Barcelona Activa”, que importamos de España.

TS —¿Qué actividades se realizan en este espacio?

AV—Esto empezó a funcionar incluso desde antes de que se inaugurara. En el lugar funciona la Biblioteca Muttis, con la que generamos una buena convivencia y ya está instalada la incubadora expresiva.

Hay charlas de capacitación específicas e instancias de co-working, porque a veces lo que uno está buscando lo tiene otro emprendedor y, en el intercambio, se generan emprendimientos nuevos. También hay espacios de “mentoreo”, en los que aquel que está con la empresa un poco más desarrollada o que ha hecho la experiencia ayuda al que está arrancando. Lo que estamos queriendo es que este sea el lugar de consulta de todas las pymes. Se busca recuperar toda esa cultura del emprender, del querer hacer cosas y agregarle valor y transformar algo que, quizás, es un hobby en un emprendimiento que permita la sostenibilidad económica de una familia.

TS —¿Cómo es la economía del futuro?

AV —La economía que se viene es una economía muy colaborativa, muy de trabajo en equipo. Las nuevas tecnologías replantean la forma en que se organizan, incluso las empresas más tradicionales, y se plantean nuevos desafíos. Por un lado, la automatización va a modificar el tipo de empleo y algunos van a dejar de existir, pero se van a generar muchos otros nuevos. La idea es que la ciudad esté preparada para subirse a esa transformación que se viene y pueda acompañar a los emprendedores.

TS —¿Puede decirse que se fomenta la participación ciudadana para encontrar nuevas soluciones a antiguos problemas?

AV —“Santa Fe Emprende”, uno de los concursos que se lanzó este año, se focalizó en cuatro áreas, en las que existen problemas y por lo tanto desafíos a resolver (turismo y gastronomía, impacto social, impacto ambiental, comunicación y TIC). Está bueno entender que los problemas que tenemos pueden ser oportunidades de desarrollo, de nuevas soluciones. A lo mejor se hace la experiencia acá pero después puede exportarse a otro lugar del mundo. Por eso este lugar es tan interesante. Hay ideas y cuestiones que el emprendedorismo permite pensar en cómo resolver y muchos ejemplos en los que, a partir de un problema, se generó un proyecto. Por eso queremos acompañar a aquel que quiere armar su propia empresa a que salga adelante y que el municipio sea un aliado, no quien le ponga trabas.

TS —¿Qué acciones conlleva ese posicionamiento?

AV —Este trabajo implicó modificar la oficina de habilitaciones para simplificar los trámites que se exigen para la apertura de un local, facilitar el acceso a los distintos tipos de financiamiento y, en muchos casos, capacitación, porque a veces lo que falta es aprender a transformar lo que uno hace en un modelo de negocio sustentable y falta mejorar el circuito de comercialización. Se puede generar mucho a partir de este enfoque que pone la mirada en aquel que genera cosas.

TS —¿Con qué aspectos tiene que ver este enfoque?

AV —Se vincula con la masificación de las tecnologías de la información y la comunicación, que ha cambiado desde la forma en que nos vinculamos con nuestras familias hasta cómo generamos nuevos empleos. Hace diez años no existían Facebook, Whatsapp ni Twitter y, esos cambios que se dan a nivel general, tienen mucho impacto en lo social. Nos exigen que pensemos de manera distinta la forma en que generamos empleo y proyecto en las ciudades.

TS —¿Cómo se vincula este trabajo con la estrategia de resiliencia que tiene la ciudad?

AV —Resiliencia es pensar cómo fortalecemos la capacidad de las ciudades, sus instituciones, sus empresas y personas para enfrentar situaciones críticas, superarlas y crecer, a pesar de los impactos que puedan recibir, sean de una inundación o de una situación de crisis económica. En ese escenario aparece la idea de fomentar la cultura emprendedora y la participación ciudadana para pensar cómo formamos a nuestros chicos. Muchos de ellos están estudiando carreras para oficios que a lo mejor no van a existir o van a cambiar. Una ciudad va a ser resiliente si tiene esa capacidad de adelantarse a los cambios que vienen y preparar a la comunidad. Como gobierno, debemos generar y aprovechar las oportunidades que nos da esta situación. Tenemos un nivel científico y académico muy bueno, una red de instituciones muy potente y todos los clústeres implican un trabajo articulado que nos da mucha potencialidad.

TS —¿Qué importancia tiene planificar a largo plazo?

AV —Si uno tiene la mirada en el largo plazo hay proyectos que tienen otro vuelo. Cuando uno tiene un plan y un horizonte, lo que va haciendo mientras va atendiendo la necesidad cotidiana puede ir llevándolo por buen camino. El sector de las TIC tiene un plan estratégico, los cerveceros también, estamos trabajando con las avenidas comerciales, que es otro sector de mucha actividad, y el polo industrial se sigue desarrollando. La ciudad tiene una diversidad que tenemos que impulsar y la gente se tiene que animar. Hay que invitar a todo el que tenga una idea y ganas de hacer cosas porque acá vamos a estar para acompañarlo.

 

 

¿Tenés una idea o hobby que te gustaría hacer crecer?

Acercate a Cortada Falucho 2450 y asesorate sobre cómo tu actividad puede transformarse en un emprendimiento.

 

 

 

Texto: María Belén Bustamante | Fotos: Pablo Aguirre | Nombre de sección: Emprendimientos | Edición: N°65

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.