MUJER EN LA SILLA

 

A veces sueño

con mi abuela,

la que no conocí,

la madre de mi madre:

es una madre sin rostro

sentada en una silla crujiente,

una mujer

que tose y tose

a ras del mundo. Ella

inició el prodigio

de las orfandades,

murió en el momento justo

cuando mi madre era una niña

y mi madre

después

hizo lo mismo.

(…)

 

———————————————————

 

HERMANO Y BARCOS

 

Mi hermano adquiere rasgos

de solemnidad en las fotos,

rasgos que pretende desarmar

con una sonrisa divertida. Algo

se deshace detrás de su rostro

 

—un castillo de naipes

o de arena

o de palabras—

(…)

 

Lo que inspira Irma

Mónica Sifrim (escritora) dice: “En Árbol de mis ancestros, el último libro de Irma Verolín, las imágenes emergen del texto de una manera tan espontánea y vivaz que podríamos tocarlas en el aire. Los seres que perdimos y todos los que fuimos eran, ante todo, cuerpo. La autora alude al género en todos los sentidos posibles: el literario, género poesía, el género mujer, el género autobiográfico, el género como sinónimo de tela, como suele decirse; Verolín tiene tela de poeta y también sabe cómo cortar toda la tela que le ofrece esta saga familiar. Es un libro trabajado obsesivamente, artesanalmente, casi como lo haría una costurera que se quedara despierta toda la noche para finalizar el trabajo que le han encomendado. Es árbol genealógico, es árbol de la vida. Irma Verolín lo construye amorosamente para ordenar las voces y también para insertarse en él y para que, de una vez por todas, logre escapar de sus bifurcaciones y del falso reparo que su sombra ofrece”.

 

 

Texto: Irma Verolín

Poemario: Árbol de mis ancestros

Editorial: Palabrava

Nombre de sección: Inspiraciones

Edición: N° 63

Fotos: Paola Leiva

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.