Águeda Guarneri, Lucila Solé, Martín Pérez Campos, Julia Sánchez, María Luz Riegelhaupt, Valeria Marioni exponen en la muestra colectiva “Apariciones en la orilla”, con curaduría de Lucas Mercado. La inauguración será el jueves 10 de mayo a las 20, en el Centro Experimental del Color (Bv. Gálvez 1150). Entrada libre y gratuita. Apoyan Universo Pinturerías y Universidad Autónoma de Entre Ríos. Organiza Gobierno de la Ciudad.

“Apariciones en la orilla” es la próxima exposición del Centro Experimental del Color (Bv. Gálvez 1150), que inaugurará este jueves a las 20 con entrada libre y gratuita. La muestra es colectiva e incluye obras de Águeda Guarneri, Lucila Solé, Martín Pérez Campos, Julia Sánchez, María Luz Riegelhaupt y Valeria Marioni, con la curaduría de Lucas Mercado.
Desde Santa Fe y Paraná, las y los artistas se reúnen en un intento de “habitar un espacio dejándonos impregnar por los demás y confiar en que de ese encuentro se abran nuevas posibilidades narrativas para este territorio planetario, pequeño fragmento del litoral. Parados desde la orilla, el río se nos presenta como un espejo que nos refleja y distorsiona”. La exhibición, organizada por el Gobierno de la Ciudad con el apoyo de Universo Pinturerías y Universidad Autónoma de Entre Ríos, y la colaboración de Vinoteca Don Candioti podrá recorrerse hasta el 3 de junio: de lunes a viernes de 8 a 12 y de 16 a 20 y los sábados, domingos y feriados de 17 a 20.

En la orilla
Mercado presenta una a una las obras que se dan cita en “Apariciones…”. Ilustradora de sus propias historias, Águeda Guarneri comparte tres obras en acrílico de su serie “Emisores”, donde “seres extraños, sugeridos, apenas distinguibles, se conjugan en un paisaje extraterrenal de colores intensos, vivos y en movimiento”, afirma el curador.
María Luz Riegelhaupt teje en sus dibujos “banderas que flamean con el movimiento del viento, o también, la sacudida de un mantel en el patio luego del almuerzo antes de guardarse, un mantra, una acción que se repite cotidianamente y que va cobrando volumen, generando un cuerpo de líneas que surcan el blanco del papel”.
En la obra de Lucila Solé, “se hace presente un tiempo congelado”. A través del video, la artista “genera un detenimiento poniendo foco en gestos mínimos, la inflexión de un cuello al girar la cabeza, eso que somos visto desde otro lugar, o una sutil textura hecha de cabello cayendo, como si pudiéramos vivir dos veces un momento”.
Julia Sánchez expone pinturas sobre cartón, mezclando acrílico con brillantina, en las que hay “algo del extrañamiento y de lo inapresable en las pinceladas coloridas y en los trazos que va generando la artista sobre la superficie rígida. Una mezcla de disfrute y obsesión por las formas y la manera de resolverlas”.
Valeria Marioni despliega “un cosmos hecho de apuntes de dibujos, tramas de papeles, anotaciones en forma de poemas y cerámicas en un todo indivisible”, en el que se “pone en evidencia un método de trabajo donde las piezas se van encadenando y complementando”. “Su vínculo con la naturaleza marca el pulso de la obra y la forma de aproximarnos a ella, desde el tacto, la vista y la palabra”.
Martín Pérez Campos construye con dibujos de diferentes tamaños, técnicas y años, “un collage sobre la pared, que en cada montaje vuelve sobre sus pasos y encuentra en su archivo nuevos vínculos, proximidades y tensiones”. Su trabajo se construye en el montaje mismo, complementado con textos y fragmentos de dibujos pendientes, realizados en la sala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.